cabecera
    2 de agosto de 2014

CAMPAÑA SOLIDARIA 'VIDAS EN PROGRESO'

Contra la invisibilidad de la mujer asiática

La ONGD Paz y Desarrollo ha presentado este martes en rueda de prensa 'Vidas en Progreso', una acción inédita de carácter solidario, con la publicación de la primera serie de 'biografías en progreso' de la mano de cinco grandes escritoras. Almudena Grandes, Ángeles Caso, Carmen Posadas, Mara Torres y Rosa Mª Calaf retratan la vida de cinco mujeres que lideran la lucha contra la desigualdad de género en Asia.


Las escritoras Almudena Grandes, Mara Torres, Rosa María Calaf, Carmen Posadas y Ángeles Caso han presentado este martes en Madrid sus nuevas obras, unidas por la ONGD Paz y Desarrollo dentro de la campaña ‘Vidas en Progreso’. Las cinco autoras se han inmerso en el género biográfico para retratar las vivencias de otras cinco mujeres, cinco referentes anónimos de la lucha contra la desigualdad de género en Asia que se desvelan al mundo en otras tantas ‘biografías en progreso’, relatos breves y abiertos, repentinamente inconclusos, que apelan al público a apoyar su continuidad con el lema: ‘se buscan biógrafos para escribir completar vidas’.

Bangladesh, Camboya, Filipinas, Timor Oriental y Vietnam son los países de procedencia de las cinco protagonistas de estas biografías inconclusas, los cinco estados que abarca el programa ‘Vidas en progreso’, financiado por la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo para concienciar sobre las desigualdades de género. Como complemento de las acciones que se ejecutan en el terreno, adaptadas a la idiosincrasia y la situación de cada país –teatro, spots, talleres de sensiblización…-, los libros de las reputadas escritoras nacen para avivar conciencias, crear debate y reflexión y ayudar a desarrollar la vida de las mujeres, uno de los sectores más desfavorecidos en el continente asiático.

“Usamos la biografía porque para nosotros es el altavoz de las vidas”, asegura a El Imparcial portavoz de Paz y Desarrollo, Isabel Fernández, quien cuestiona que sólo los personajes famosos sean objeto de este género literario. “Queremos dar a conocer a estas mujeres asiáticas anónimas, procedentes de un ámbito rural, que están invisibilizadas y desprovistas de reconocimiento social y político, pero que poco a poco, con su lucha y su fuerza de voluntad se han convertido en vidas excepcionales, repletas de hitos”, explica Fernández.

Qué mejor forma que darlas a conocer que a través de la pluma de algunas de las figuras femeninas más sobresalientes de la literatura contemporánea. El gusto por la literatura, su país de origen, su nombre o, simplemente, lo fascinante de su vivencia, fueron los motivos por los que Almudena Grandes, Mara Torres, Rosa María Calaf, Carmen Posadas y Ángeles Caso eligieron contar la historia inacabada de Nguyen Ha, Angelita Precioso, Fransisca Da Fátima, Ith Sopha y Rahima Begum, respectivamente.

“Son personas que han sufrido desigualdades, violencia y exclusión social, laboral y política sólo por el hecho de ser mujeres, pero que han logrado salir adelante y ahora son referentes para su comunidad, para su país e incluso a nivel mundial”, puntualiza la portavoz de Paz y Desarrollo.



Nguyen Ha (Vietnam) y Almudena Grandes
La escritora madrileña se enganchó de la historia de Ngyuen Ha, una madre soltera de 35 años, desde que se enteró de que la vietnamita sueña con ser escritora. “A los quince años gana un premio de literatura, premio que le asegura una plaza en una escuela para futuros escritores. Sobre el verde del mundo de Ha aparece un arco iris que despliega ante sus ojos los colores de las vidas posibles que la esperan. Pero su madre no le permite asistir a esa escuela”, escribe Grandes.

Líder de un eficaz grupo de diez mujeres que trabajan el campo, la imagen social de Ha se ha convertido en ejemplo para otras mujeres de la comunidad que comparten situaciones similares.



Angelita Precioso (Filipinas) y Mara Torres
Mara Torres se enamoró del nombre de la protagonista filipina. Angelita Precioso es una mujer de 53 años, casada y con tres hijos, líder tribal desde casi dos décadas. La autora describe a Precioso en su infancia como “una niña fuerte”, pero que “lloraba a escondidas” por “la manera en que su pueblo escupía, tiraba cáscaras de frutas y azuzaba a los perros contra una mujer que padecía lepra”. Por eso, “Angelita se prometió que, un día, los enfermos podrían acudir al médico”. Tras pasar por la Universidad sin dejar de ocuparse de la granja familiar, “se convirtió en Trabajadora de la Salud y logró que un médico visitara por primera vez a su comunidad”.



Fransisca Da Fátima (Timor Oriental) y Rosa María Calaf
La todoterreno Rosa María Calaf aprovechó su vasto conocimiento sobre la conflictiva historia de Timor Oriental, un país inestable políticamente que ha vivido más tiempo en guerra que en paz, para retratar a Francisca Da Fátima, una mujer de 43 años comprometida con la participación política y la igualdad de género.

“Francisca tenía once años cuando regresó a un pueblo donde los cadáveres yacían sin enterrar. En la escuela se había prohibido hablar su lengua, el tetum. La lucha de guerrillas y la represión continuaron. Su padre quedó impedido. Para sobrevivir, Francisca, su madre y sus hermanas cultivaban arroz y recogían cacahuetes para vender. Francisca era mayor que sus compañeros y compañeras de colegio, padecía desnutrición y no podía pagarse el uniforme, pero no dejó sus estudios”, escribe Calaf.



Ith Sopha (Camboya) y Carmen Posadas
La protagonista camboyana de ‘Vidas en Progreso’ tiene 48 años de edad, es budista, pertenece a la etnia Khmer y lidera un grupo de ahorro en su comunidad. “Los padres de Sopha eran granjeros, y tenían, en total, diez hijos e hijas. En su intento de destruir toda forma de propiedad, empezando por la propiedad sentimental, el régimen separó a toda la familia, cumpliendo con la idea de que todos los hijos niños y las niñas pertenecen al Estado. Sopha fue enviada a trabajar en un campo de arroz junto con otras sesenta personas de todas las edades. Sopha trabajaba duro y, con trece años, tenía a otras diez niñas a su cargo”, escribe Carmen Posadas.



Rahima Begum (Bangladesh) y Ángeles Caso
Según describe la Ángeles Caso en su biografía, a Rahima Degum “la casaron con doce años, porque una mujer sin marido no es nadie, y una boca femenina en edad de procrear es un peso excesivo en la familia, así funciona en Bangladesh. Su marido tenía dieciocho, quizás veinte años. Lo conoció el día de la boda. Fue a vivir con su familia política. Y otra vez tuvo suerte. Su marido era bondadoso y sus suegros permitieron que la joven esposa siguiera estudiando hasta los quince años”. Actualmente, esta bangladesí trabaja para proteger a la comunidad del matrimonio precoz, la dote, la poligamia, y otras violaciones de derechos contra las mujeres.

Grandes, Torres, Calaf, Posadas y Caso han contado la historia de estas cinco mujeres con un súbito “continuará” en las páginas finales de sus obras. Son biografías inacabadas que pretenden, según la ONGD, transmitir un mensaje positivo. “El hecho de que exista una parte en blanco significa que esas vidas no han terminado, que aún hay un futuro por construir, seguramente, un futuro mejor”, indica Isabel Fernández.
Con el lema ‘se buscan biógrafos para escribir completar vidas’, los impulsores del proyecto pretenden invitar al público a que adquiera los libros para, según la portavoz, “dar continuidad a estas y otras vidas”. Así, la recaudación de las obras irá destinada íntegramente a financiar proyectos humanitarios en pro de la igualdad de género en Asia.
Compartir en Meneame