cabecera
    1 de noviembre de 2014

programación de abril

Estreno de [i]Lohengrin[/i] y homenaje a Mortier en el Teatro Real

Wagner será el protagonista, junto al desaparecido Gerard Mortier, del mes de abril en el Teatro Real, con 13 funciones de la ópera Lohengrin, dedicadas a la memoria del anterior director artístico, y dos espectáculos de fin de semana dirigidos al público infantil y juvenil: Sueños y pesadillas de Wagner y El caballero del cisne.
Entre los días 3 y 27 de abril, el coliseo madrileño ofrecerá 13 funciones de una nueva producción de la ópera de Wagner Lohengrin, presentada este miércoles en una rueda de prensa en la que, junto a Joan Matabosch, director artístico del Real, e Ignacio García Belenguer, director general, han comparecido los responsables musicales y escénicos de la misma. Como no podía ser de otra forma, las primeras palabras de García Belenguer, antes de ofrecer los correspondientes detalles sobre el próximo estreno, han estado dirigidas a la memoria del recientemente fallecido Gerard Mortier para reconocer su enorme aportación al Real. En su homenaje, el teatro de la Plaza de Oriente está ya preparando un acto que tendrá lugar el día 2, justo antes del estreno de la gran ópera romántica de Wagner.

Fue Mortier, además, quién alumbró la nueva producción de este Lohengrin que, en palabras de su director musical, Hartmut Haenchen, busca acercarse todo lo posible a la representación ideal que Wagner hubiera querido para esta obra estrenada en Weimar en agosto de 1850 y que el compositor alemán solo pudo escuchar, en su versión íntegra, en Viena 11 años después del citado estreno. Haenchen ha explicado que, gracias a todos los documentos que Wagner dejó escritos a sus amigos y colaboradores cuando tuvo que exiliarse en Suiza a causa de su participación en los levantamientos revolucionarios de 1849, han podido hacerse una idea muy clara de lo que quiso el compositor alemán para esta ópera basada en la leyenda medieval de Lohengrin, hijo de Parsifal, y que desarrolla los arquetipos del Romanticismo como la fatalidad trágica, la dialéctica entre los divino y lo humano o la contraposición del paganismo al cristianismo.



Por su parte, el director de escena Lukas Hemleb también ha querido dar inicio a su intervención dando las gracias a Mortier. Fue él, ha dicho Hemleb, quien les unió como equipo para esta nueva producción que ha calificado como obra de conjunto. Porque Wagner, ha explicado, no es solo el compositor, sino también el escritor del libreto y, por eso, resulta de gran importancia crear un concepto unitario de su obra. Para llegar a lo que ha denominado un equilibrio multiparticular, que supone que no se traslada la acción de la obra a los tiempos modernos sino que se sitúa en cualquier tiempo o, incluso, fuera del tiempo. En este sentido, el escenógrafo y escultor Alexander Polzin ha asegurado que su intención ha sido la de crear un espacio universal que permita muchas capas diferentes de interpretación, donde se narra una historia a la vez que se desarrolla un mito. El artista plástico berlinés ha afirmado, asimismo, que es la primera vez que ha realizado un trabajo de estas características, intentando reflejar un mundo cerrado a través de la utilización de un cubo del volumen del escenario, dentro del que después se han desarrollado todos los trabajos hasta evocar un espacio mitológico misterioso e inescrutable.

Por lo que se refiere a los dos repartos que interpretarán la obra, ambos incluyen grandes nombres del repertorio wagneriano, la mayoría de ellos conocidos ya por el público del Teatro Real. El papel titular será compartido por los tenores Christopher Ventris y Michael König; Catherine Naglestad y Anne Schwanewilms darán vida a la desdichada Elsa y Deborah Polaski y Dolora Zajick encarnarán a la maquinadora Ortrud. Completan el quinteto protagonista Franz Hawlata y Goran Juric como el rey Heinrich, y Thomas Johannes Mayer y Thomas Jesatko, como Friedrich von Telramund, debutando los tres últimos en el escenario lírico de la Plaza de Oriente.

Para la interpretación de esta gran ópera, el Coro Titular del Teatro Real contará con 92 cantantes y la Orquesta Titular del Teatro Real, con 123 músicos. Ambas formaciones estarán dirigidas – excepto los días 11 y 19 de abril cuando Walter Althammer llevará la batuta - por Hartmut Haenchen, quien dirigió en las dos temporadas anteriores Lady Macbeth de Mtsensk, de Shostakovich, y Boris Gudonov, de Mussorgski. Se trata, además, de una ópera en la que el coro adquiere un enorme protagonismo y, por ello, tanto el director musical como el escénico han querido subrayar la magnífica calidad del coro del Real, no sólo a nivel vocal, sino también interpretativo.


Compartir en Meneame