www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS CONTRA CARLOS PUIGDEMONT

Arturo Mas está harto de que Carlos Puigdemont le ningunee sin contemplaciones. Considera que su sacrificio personal hizo presidente...

Arturo Mas está harto de que Carlos Puigdemont le ningunee sin contemplaciones. Considera que su sacrificio personal hizo presidente al alcalde y piensa que el voto popular le respalda. Así es que ha comunicado a su entorno que está dispuesto a refundar CDC y presentarse como candidato. Añora el palacio de la Generalidad y el aplauso de la gente. Vive sin vivir en él. Anhela regresar.

No lo tiene fácil porque la política es implacable al quemar etapas. Carlos Puigdemont es un rival frágil pero Arturo Mas, el ambicioso Arturo Mas, está considerado hombre de muy cortos alcances. Se resistió igual como una pantera de Java a marcharse. Lo hizo cuando la evidencia le demostró que no podía continuar. Fracturó primero la alianza con los democristianos de Unión. Redujo a la anterior potente Convergencia a la mínima expresión. Para mantenerse en la poltrona del palacio de la Generalidad se entregó a un secesionismo lamentable y anticonstitucional. Fue una lacra para Cataluña y también para España.

Y ahora quiere volver. Solo piensa en el retorno. Se prepara para liderar una nueva Convergencia y tiende puentes para contar con el apoyo de Oriol Junqueras, el líder de ERC que siempre le ha despreciado. Sería absurdo afirmar que Arturo Mas lo tiene todo perdido. No es así porque los convergentes, en parte considerable, están hartos de la ineficacia de Carlos Puigdemont. A todos les gustaría encontrar un líder joven con capacidad para la gestión y con carisma. Pero por el momento la decadente Convergencia no ha sido capaz de alumbrar lo que el partido necesita.