www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

Cómo reducir el paro de larga duración

Cómo reducir el paro de larga duración
Ampliar
Muchos trabajadores llevan más de 4 años sin empleo. Por José Carlos Rodríguez

En estas crónicas le hemos dedicado mucho espacio al desempleo de larga duración. Es un problema especialmente grave, y que en un momento de gran cambio tecnológico como el actual puede acentuarse. Es necesario comprenderlo y reflexionar sobre cómo se puede aminorar su incidencia.

¿Cuál es la situación, en la actualidad? El paro ha ido subiendo desde el inicio de la clase, y se observa en los datos, como es normal, cómo la evolución del paro de larga duración sigue a la evolución general del desempleo, aunque con retraso.

Así, el número de personas que estuvieron entre uno y dos años en el desempleo alcanzó el millón de personas en el primer trimestre de 2010, y se ha mantenido en ese nivel, sin superar el millón cuatrocientos mil, hasta el segundo trimestre de 2014, cuando empezó a caer. El número de desempleados con dos o más años sin encontrar empleo no dejó de crecer hasta 2014. Entonces se estancó en el entorno de los dos millones, cuatrocientos mil parados, y desde el segundo trimestre de 2015 empieza a caer.

Hay muchos trabajadores que llevan más de cuatro años sin lograr emplearse. Ese número superó la barrera de los 100.000 en 2009, en 2013 eran ya más de medio millón, y los datos más altos fueron en 2015: 813.400 y 811.900 en los dos primeros trimestres. Se observa que es un problema al que le cuesta remitir, pues en el tercer trimestre de 2016 había todavía 747.400 trabajadores en esa situación, y en el cuarto 739.500. Está por encima de los 700.000 desde el segundo trimestre de 2014.

Uno de los problemas del paro de larga duración es la llamada histéresis: El fenómeno de que el paro prolongado dificulta la reincorporación y, en consecuencia, hace que se prolongue más. ¿Cómo atajarlo?

Los profesores Samuel Bentolilla, José Ignacio García Pérez y Marcel Jansen han abordado el tema en un reciente artículo publicado por VoxEu. En él señalan que la incidencia de este problema es mayor en la economía española que en otras. Y que, si bien en el punto más alto el paro de un año o más ha llegado a representar el 62 por ciento del total, en la actualidad, pese a ser menor, sigue siendo más de la mitad (el 57 por ciento).

Para entender el problema, los autores se prestan a distinguir entre los factores que concurren en esta situación. Por un lado está la falta de demanda. Por otro que la masa de desempleados de larga duración empeora con el tiempo, pero parte se debe a que quienes tienen más empleabilidad salen antes de ella, y parte a que quienes se quedan pierden capital humano, o el que tiene no se adecúa al que exigen los sectores que están creando empleo. Y, por supuesto, la existencia de las prestaciones por desempleo, que puede animar a muchos trabajadores a seguir cobrando la prestación, y mientras emplearse en la economía informal o realizar otras actividades.

Según los datos recabados por los autores, “la avanzada edad, la falta de experiencia y el derecho a las prestaciones por desempleo son los tres principales factores que aumentan las opciones de estar en el paro prolongado”. Mientras, la baja cualificación también se observa como factor importante, una vez se desbrozan los datos de temporalidad del empleo. La demanda agregada también afecta, pero los autores observan que puede no ser suficiente.

¿Qué queda? Las políticas activas de empleo. Recogen otro informe que señala que son efectivas en la reincorporación de los trabajadores en paro, pero reconocen que en España no lo han sido. De modo que lo que hay que hacer es rediseñar las políticas de empleo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.