www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL

Masters de Montecarlo. Ramos sorprende a Murray y Nadal alecciona a Zverev

La jornada del torneo monegasco ha conllevado un buen puñado de sorpresas.

Albert Ramos estrenó el racimo de campanadas que restalló este jueves en el Masters 1.000 de Montecarlo. El jugador español arrodilló al número uno de la ATP, Andy Murray, en tres sets (2-6, 6-2 y 7-5), para sorprender al mundo y clasificarse por primera vez para los cuartos de final de un torneo de esta magnitud. El catalán exigió al británico durante dos horas y 32 minutos en un enfrentamiento que le colocó un 4-0 en contra en la manga final. De hecho, el escocés dispuso de una pelota para anotar el 5-1 y llevarse la victoria.

Pero el sino del envite no iba a ser ese, y el jugador de Mataró evidenció una capacidad de lucha y resistencia mental que le granjeó la ruptura del servicio de Murray en ocho ocasiones. Así, Ramos remontó en el set definitivo y se aseguró el triunfo en la segunda bola de partido de la que dispuso, cuando Andy marró una dejada que mostraba su dubitativo transcurrir. Y es que el español condujo al favorito a una inseguridad fundada desde el segundo set. El 24 del mundo empezaría, entonces, a alargar los puntos y a marcar un ritmo más largo, que desestabilizó al medallista olímpico.

Había ganado con claridad el primer set el jugador de Dunblane, pero Ramos le enseñó su personalidad devolviéndole el 6-2 para embocar un tercer set en el que la remontada del español hizo caja de la inconsistencia del escocés. Quizá las molestias en un codo que le ha apartado de las pistas durante un mes le pasaron factura, pero el 4-4 alcanzado por el catalán reivindicaría su candidatura para terminar ganando los últimos tres juegos. De este modo se despidió de Mónaco un Murray que en la defensa de su número uno sólo ha ganado en Dubai. Cayó en los octavos de Australia y en la final de Doha y, a partir de este jueves permitió la presentación en sociedad de Albert Ramos -que se medirá en cuartos de final a un Marin Cilic que arolló a Berdych-.

Además, el uruguayo Pablo Cuevas, 27 del ránking, apeó del campeonato al helvético Stan Wawrinka, tercer cabeza de serie, por un plácido y doble 6-4. Lo cierto es que el advenimiento de la temporada de tierra no ha tardado en marcar las diferencias entre los especialistas en arcilla y los jugadores todoterreno. Y lo ha hecho de forma abrupta, con víctimas ilustres que puede que no hayan llegado al torneo del Principado en su pico de forma y preparación.

Este último punto permitiría a Rafael Nadal escapar de la ventisca de sorpresas. El manacorí aleccionó al alemán Alexander Zverev, decimocuarto favorito, perla de la que se pronostica un futuro brillante, y que venía de elimiar al Feliciano López. Sin embargo, el prometedor teutón no pudo ni abrir la boca en el monólogo de Nadal . El zurdo legendario alzó el telón con un extraordinario rendimiento que significó un 6-1 inicial y clausuró su ejecución concentrada con un nítido 6-1. Toda una exhibición que borró de la dinámica al servicio del jugador de 20 años. La escenificación del relevo generacional tendrá que esperar.

El jugador español labró su cómodo triunfo en el desplazamiento continuo del gigante alemán, alternando peloteos desde el fondo con dejadas quirúrgicas. Menos de media hora duraría el primer set en ese guión y en la definitiva ganaría el de Manacor nueve juegos de forma encadenada. El teutón, en su tercer enfrentamiento ante Nadal, intercalaba fallos con derechas certeras, confeccionando, finalmente, una debacle de sus posibilidades que concluyó en el desquiciamiento del joven. De hecho, llegó a romper su raqueta y cedió siete veces su saque.

Rafa tiene hambre y su solidez psicológica le ha hecho olvidar su bella pero dolorosa rivalidad con Federer de este 2017 para afrontar su elemento favorito con la ambición y la exuberancia que les son propias. Así está desarrollando el balear su travesía por Mónaco. Tiene ante sí la posibilidad de sellar su décimo entorchado monegasco allí donde ganaron nombres como Vilas, Borg, Lendl, Vilander u Orantes. Con Djokovic en el horizonte -un posible cruce en semifinales)- el mejor deportista nacional anhela sumar el torneo 50 de su palmarés en plena resurrección.

El serbio consiguió escabullirse ante el español Pablo Carreño (6-2, 4-6 y 6-4). Nole volvería a repetir loos apuros y la fallta de finura en su juego que caracterizó su triunfo previo ante Simon pero pudo con el 19 del muundo. Carreño, que este curso está mostrando un crecimiento exponencial (final de Rio, semis en Buenos Aires, Indian Wells y Sao Paulo), complicó al balcánico desde el fondo de la pista para responder al set inicial y concluir la segunda manga solventando un 2-0 en contra con un 4-6 -con cinco juegos consecutivos-. En el set postrero, Djokovic puso tierra de por medio (4-2) pero el español volvería a aferrarse a su competitividad para equilibrar un marcador (4-4) y disponer de varias opciones para colocarse con saque para el partido. El número dos del mundo mantuvo su frialdad para resolver la papeleta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.