cabecera
    2 de septiembre de 2014

reforma de la Ley de Educación

La Generalitat quiere que los niños estudien sólo un curso en castellano

Los nacionalismos en Baleares, Galicia, Cataluña y País Vasco arrinconan el castellano a favor de las lenguas cooficiales, no sólo promocionando las segundas lenguas, sino también castigando a aquellos que no hagan uso de ellas.

Lo más sangrante es la incidencia directa o indirecta de los partidos nacionalistas en la legislación educativa y lingüística. En este sentido, es “decana” la Generalitat de Cataluña, cuya intención no es otra que eliminar el derecho a recibir la educación primaria en castellano. Para ello, todo apunta a que aprobará el martes un anteproyecto de Ley de Educación que plantea que los niños sólo puedan ser escolarizados en castellano durante un curso del periodo educativo comprendido entre los tres y ocho años.

La Consejería de Educación, dirigida por el socialista Ernest Maragall, tiene previsto cambiar la regulación actual, que dice que los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano, de acuerdo con lo establecido en el artículo 21.2 de la Ley de Política Lingüística. De este modo y hasta el momento, los padres pueden exigir que sus hijos reciban la enseñanza en castellano al menos hasta los ocho años.


Sin embargo, en la práctica esta norma no se cumple. Antonio Robles, diputado de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña, ha hablado para EL IMPARCIAL sobre este asunto.

A su juicio, las consecuencias que puede tener este anteproyecto para los escolares son prácticamente nulas. “Respecto a lo que ahora ocurre en Cataluña, casi nada; porque en la actualidad el artículo 21.2 de la ley de política lingüística de 1998 garantiza a los padres elegir la lengua vehicular de sus hijos pero, en la realidad, nadie tiene garantizado ese derecho en Cataluña”.

Para más inri, continúa Robles, "ni siquiera se cumplen las tres sentencias del TSJC y un auto con medidas cautelares para que garanticen el derecho de los padres a elegir la lengua en que pueden estudiar sus hijos".

En realidad, lo que va a ocurrir, si el próximo martes el Ejecutivo catalán aprueba la nueva Ley de Educación, es que se legitimará esta situación. El derecho a la primera educación en castellano se eliminará y los padres sólo tendrán opción a un curso lectivo entre los tres y ocho años en esta lengua.

¿Qué alternativas tendrán los padres que quieran una educación en español?
“La rebelión contra la Consejería de Educación”, con esta rotundidad ha respondido Robles. “La rebelión en la calle, ya no nos queda otra. El Gobierno de la Generalitat incumple su propia ley y la Constitución, incumple las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y, el Gobierno de Zapatero no hace nada por garantizar la separación de poderes. Sólo queda la denuncia, la insumisión y la rebelión contra el sistema educativo de la inmersión y la dictadura lingüística”, ha afirmado el diputado de Ciudadanos.

Los populares preparan un texto alternativo
El PP no sólo trabaja en un texto alternativo a la Ley de Educación que pasará a tramitarse en el Parlamento catalán, sino que también exigirá la responsabilidad directa del presidente de la Generalitat. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho ha hablado para El Mundo y ha afirmado que su formación presentará “una alternativa total” a la ley que el Gobierno autonómico aprobará el próximo martes.
Compartir en Meneame