cabecera
    25 de octubre de 2014

Según un informe

Chile, Costa Rica y Uruguay, los países más democráticos de América Latina

"Aunque sigue creciendo el promedio del índice, la cantidad de países que perdieron puntaje es más elevada que el año anterior. En el 2007 habían empeorado ocho países y en este año, 10", advierte el estudio, que analiza el comportamiento de sociedades, dirigentes e instituciones de la democracia en 18 países de la región.

La investigación indica que el 50 por ciento de los países de América Latina -el grupo más numeroso- tienen un bajo desarrollo democrático y revela que creció la cantidad de países con un desarrollo democrático medio, en el que se ubican Argentina, Brasil, Colombia, Honduras, México, Panamá, Honduras y Colombia.

De acuerdo con el ránking 2008, Costa Rica, Chile y Uruguay están seguidos en orden por Panamá, México, Argentina, Perú, Colombia, Brasil, Honduras, El Salvador, Paraguay, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

En tanto, indicó que los países que han mejorado su puntuación en el desarrollo democrático regional, respecto de 2007, han sido Costa Rica, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

El informe observa "una generalizada mejora de varios indicadores económicos", lo cual "repercute también en las variables sociales, tales como desempleo y pobreza".

En materia de Derechos Humanos, subraya que existe un "alto porcentaje de la población que aún vive por debajo de la pobreza", lo que "polariza la distribución de la riqueza y, como consecuencia, aumenta la violencia". Además, sostiene que hubo una "disminución drástica" en el número de refugiados, aunque aumentó "muy considerablemente" el número de desplazados internos a causa de la violencia, así como el fenómeno de la emigración económica.

El estudio destaca que para los países latinoamericanos "la situación internacional ha abierto un enorme espacio de oportunidades económicas derivado del importante aumento de precios de los productos primarios que producen", "sin embargo, la escasez de medios y, fundamentalmente, la escasa visión de muchos de los líderes políticos regionales no generan demasiado optimismo acerca de la forma en que el conjunto de países de América Latina vaya a aprovechar esta situación", opinaron Christoph Korneli, de Fundación Konrad Adenauer, y Jorge Arias, de Polilat.com.

Compartir en Meneame