cabecera
    23 de julio de 2014

Sexo sin pasión

Una compañera articulista recordaba el lunes que es componente fundamental del sexo la pasión: la aventura, la emoción, el misterio, lo prohibido... pues de otro modo no es más que una “necesidad biológica destinada al aburrido instinto de perpetuar la especie”; y concluía con que es mejor medir por calidad que por cantidad.

Sin embargo, no parece imposible comer bien todos los días; y estaríamos más por el sexo cotidiano, pan nuestro de cada día, que por aguardar al festín de una noche de verano. La pasión nos la inculca nuestra cultura idealista y, efectivamente, es cosa de la distancia e imposibilidad, o cuando menos de la dificultad; y que desde luego está muy bien para pasarse la vida pasando hambre. Pues con esto de ser misterioso e inalcanzable o se queda uno para vestir santos; o, una vez alcanzado, se enfrenta a: “Y ahora, ¿qué?”

Ovidio recomendaba ya “la brasa de los celos” para sobreponerse a “la indolencia insípida de todos los días”, y poder mantener a este amor de anhelo, inquieto, contrariado y ansioso. La pasión, como ve Rougemont, necesita continuamente recrear obstáculos para poder desear de nuevo y por ello mismo es la “seducción de la nada”. Pasión o aburrimiento, son las alternativas que se nos han mostrado, y que, curiosamente, como opuestos que se tocan, miran ambos hacia el peor enemigo de la vida, de lo bueno, de lo real: que es el ideal.

Pasión y aburrimiento son dos abstracciones que se pierden –obvian- lo real, una al idealizarlo, y el otro al desestimarlo. Lo real no es perfecto pero tampoco igual. Y, así visto, cabe más avanzar en el hogar, que de desconocido en desconocido o de verano a verano, pues en un caso se crece en intimidad y en el otro se repite un mismo recorrido, más bien corto, como hace don Juan.

“Si deseas felicidad durante unas horas, tómate unas copas. Si deseas felicidad durante un año, enamórate. Si deseas felicidad durante toda una vida, hazte jardinero”, dice el proverbio chino, sabiendo que al jardín hay que ir cada día.

Compartir en Meneame