cabecera
    31 de agosto de 2015
ic_facebookic_twitteric_google

Una lata

Se suele pensar que el que escribe disfruta leyéndose, y es verdad, en el momento que escribe. Escribir es leer al mismo tiempo; y escribir, aunque sea sobre tema encargado, tiene un componente creativo que hace disfrutar y abstraerse de todo lo demás. Así decía Umbral que escribir le daba consuelo y que hasta el miedo y el dolor se curan escribiendo.

Pero también decía que lo escrito es una lata, y de nuevo le doy la razón. En el calor de la escritura se disfruta, viendo cómo milagrosamente el río de palabras e ideas se pone en movimiento. Sin nada qué contar, sin ganas ni siquiera de opinar, se hace una vez más la columna de la nada; lo cual no deja de sorprenderme y de hacerme pasar un buen rato todas las semanas. Por poco ingenioso u original que sea el articulito, lleva algo que en ese momento importa, y se le ve la gracia de sacarlo a la luz. Y se envía con alegría, con sensación de decir algo que puede decir algo.

Y pasadas 24 horas, ¡ay!, pero ¡qué lata! Imposible volverlo a leer. Qué buen fin tenía la columna envolviendo el pescado del día siguiente, pero ahora sin papel parece que perduran más de lo que corresponde a su momentáneo interés. Y como lo publicado aun en el más remoto sitio, como por ejemplo en separata de congreso, te puede traer un admirador de la China, como le pasó a Antonio Truyol; o un reino, como a Javier Marías ¿quién sabe qué pueda traer Internet? Lo único es que llegue tarde, por venir de lo que ya sea una lata.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
ic_facebookic_twitteric_google

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.