cabecera
    27 de noviembre de 2014

Las hermanas Brown en la Fundación Mapfre

Se exhibe en Madrid, en la Fundación Mapfre, una curiosa y bonita exposición fotográfica, que forma parte de la colección permanente del MoMA de Nueva York: “Las hermanas Brown (1975-2007)”, de Nicholas Nixon (1947). Es exposición conocida, pues también está en otros museos, además de haber recorrido ya buena parte del mundo. En cualquier caso, si pueden y les apetece acercarse, se la recomiendo. También se puede ver por Internet.

Se trata de 33 fotografías en blanco y negro --y no 32, porque está recién llegada la de 2008, motivo por el que se ha prorrogado su estancia en Madrid-- de cuatro hermanas siempre situadas en el mismo lugar, si bien cada año, como cabía suponer, diferentes. Se las empieza a ver adolescentes hasta hoy, ya mujeres de mediana edad.

Nixon se toma la molestia o más bien tiene el gusto de fotografiar todos los años a su mujer junto a sus tres hermanas, y acierta. Algo vio, y algo también nos hace ver a los demás. Las hermanas están tranquilas, cómodas consigo y con el momento; están en confianza, y se muestran naturales, sencillas, como son. Están en ellas y vienen a confirmar lo que Hegel entendió: que la belleza es la presencia.

Estar presentes, ahí toda la cuestión, se sea como se sea. Una elegante, independiente, lista, cero problemática; otra dura, mimada, y quizá quejosa siempre pese a las atenciones; otra la madre, la roca estable, cocinera que siempre acoge, sin complejos, en tirantes antes y después de los años; y otra la masculina, quizá la más guapa y peor tratada por la vida, pero con gran corazón. A saber... Como tampoco sabemos de sus hijos, profesiones, hombres y avatares; sólo esta continuidad fotográfica-familiar, que deja ver este pilar de cuatro, que a una hija única como yo le da buena envidia. Que continúen muchos años los cinco, fotógrafo y hermanas, haciéndose con bien su foto anual, y nosotros que lo veamos.
Compartir en Meneame