cabecera
    2 de septiembre de 2014

Cheek to cheek

Ya está en las librerías el tomo IX de esta obra magna, pirámide de Egipto, que son las Obras completas de José Ortega y Gasset. Cada tomo, una pirámide, pero también una ilusión, y un cobro. El compañero Pipe siempre lo tiene destinado a un velero, y también a una isla, pero luego llega el dentista y, a cuento de un pequeño implante, es él el que se va a la isla. También se hace la ilusión de salir en la foto de portada cheek to cheek con don José, pero luego sale don José solo y encima --para mi gusto-- poco favorecido. Entonces, Pipe, que no sé cómo le quedan ánimos, me consuela: “Tienes razón, tenían que haber puesto la que sale esquiando”.

Pero todavía queda el X. Y para hacerle sitio, como el feng shui recomienda, me he puesto a ordenar y a tirar. Y me he encontrado con muchos artículos de Umbral, entre ellos “Ortega y el otro” de 4 de octubre de 2006, que cito con gusto y ocasión del recién nacido tomo IX: “A quien de verdad hemos leído y estudiado los particulares es a don José Ortega y Gasset, ensayista, prosista lírico, sabio en todo e ironista de esa sabiduría (...) todo español puede decir que es él y otro, o sea él y Ortega. No ha habido pueblo que tuviera maestro tan acendrado y acertado como Ortega lo fue de los españoles durante la primera mitad del siglo XX. Y, sobre todo, no ha habido nadie que haya sabido conducir y ramonear la majada honda de su rebaño con tanto sentido común y tanto acierto”. Ortega, “siempre habla igual y dice lo mismo, sólo que cada día mejor”. Y esto, tengo comprobado, que es verdad, cada día que lo leemos nos sorprende y gusta más, pues vemos cómo cada hoja inagotable va a más, y tiene más de 1500 el Tomo IX.
Compartir en Meneame