cabecera
    24 de octubre de 2014

Ley estética

La nueva Ley de Medios Audiovisuales va a prohibir en horario infantil la publicidad de cirugía estética. Reconozco que se me había pasado la necesidad de cubrir tal laguna. Pues la ley viene a proteger a los jóvenes de la tentación de operarse cuando éstos no tienen los cuartos para operarse. Otra cosa, hablando de cuartos, hubiera sido prohibir los concursos televisivos que insitentemente incitan a llamar por teléfono, a números de alto coste el minuto, para timo --“legal”, mientras la ley no repare en ello-- de los más desprotegidos, precisamente: niños, ancianos e inmigrantes.

El caso es que la nueva ley sorprende además porque estábamos ya inclinados a pensar que lo del quirófano era cosa de poco, pues hace unos meses declaró la ministra Bibiana que había que considerar tan normal en una niña de 16 la operación de abortar como cualquier estética, la de “ponerse tetas”, puso de ejemplo. Entonces, la inocencia de la operación estética valió para quitar importancia al aborto; y ahora, para nuestra confusión, esa inocencia se antoja tan dañina como para legislarla. Con lo que, por el momento, hasta próximas nuevas de la ministra, quedan las bondades del aborto a solas, sin parangón.

Dado el bollo en el que estamos pequeños, mayores y autoridades, lo único claro que veo, recordando a Umbral, es que las libertades de hoy consisten mayormente en que el gobierno pone la ley y el ciudadano el cuerpo. Por ello lo mejor va a ser que cada cual le pregunte a su cuerpo, que al final va a resultar más de fiar que el ministro.
Compartir en Meneame