cabecera
    17 de septiembre de 2014

Los novios, al hogar

Los padres de Miley Cyrus, dado que la niña de 17 tiene medios suficientes para poder irse, han preferido acoger a su novio en el hogar. A los demás mortales, sin niñas millonarias, ni gran esperanza de que se independicen mucho antes de los 30, nos puede convenir también hacernos a la idea de acoger aunque sea a ratos o días alternos a los novios que toque. Se comprende que por mucha juventud, muchos planes y sitios donde ir, recalar en el hogar parece sano y saludable, como grato y razonable estar con los amigos o novios en casa tranquilamente. Y lo mismo se comprende para los novios de los papás separados, que siguen con el gusto de estar acompañados. Con lo cual, padres e hijos estamos igual, acogiendo novios, hijos y hermanos nuevos, que amplían la familia y que, a falta de la numerosa tradicional, también puede dar alegría. Pues, bien visto, bien nos viene a todos un novio o novia, como animan más hijos o hermanos.

No se comprende, en cambio, que hayan puesto al chico a buen recaudo en el cuarto de invitados. Y es que, dados los datos que indican repetidamente que la mayoría de los jóvenes tiene relaciones sexuales antes de la mayoría de edad, animamos a estos padres a que se dejen de líos por el bien, que no la virginidad, de la nena. Pues la dificultad no hace más que fomentar la pasión y la pasión aplaza el encuentro con la realidad.

Entonces, ya en los datos y en la acogida, parecería mejor dejar que aprovechase la niña la ocasión para practicar tranquilamente. Y así, en vez de estar con películas, comprueba que su aquí te pillo no es real, y gana tiempo para la paciente y tierna aplicación que requiere la coordinación amorosa de dos. Cosa que nos hubiera venido bien a los papás; aunque “nunca es tarde si la dicha es buena”.
Compartir en Meneame