cabecera
    29 de noviembre de 2014

Contaría con la ayuda del fundador del G2 cubano

Chávez recurre a Cuba para reprimir a la oposición

A dieciocho años del Golpe de Estado que le dio la fama internacional, el presidente Hugo Chávez quiere consolidar su “revolución” a cualquier precio que sus millonarios petrodólares puedan pagar, por lo que no ha dudado en contratar los servicios de un importante número de funcionarios cubanos para que colaboren con una causa que cada vez es menos “bolivariana” y más totalitaria. Este miércoles, Chávez anunció que el Ministro de Informática de la isla, Ramiro Valdés colaborará con Venezuela para atender la grave crisis eléctrica que padece ese país desde hace poco más de un año. Sin embargo, los que conocen la historia de este personaje, saben que se trata de uno de los represores más sanguinarios del castrismo.
En el aniversario de sus once años en el poder y con la retórica populista y satírica que le caracteriza, Hugo Chávez no sólo dejó claro sus intenciones de quedarse “otro tanto” más como jefe de gobierno, sino que también anunció, sin dar detalles, que el ministro de Informática de Cuba, Ramiro Valdés, le asesorará con el problema de suministro eléctrico que presenta el país desde hace un año.

La noticia, además de confirmar las hipótesis que se barajan sobre la injerencia del régimen de los Castro en los asuntos internos de Venezuela, siembra el temor de que Cuba será la responsable de diseñar un mecanismo de contención que le ponga un freno a la oposición venezolana, sobre todo al Movimiento Estudiantil, que ha sido el principal responsable de las movilizaciones tanto en Caracas como en el resto del territorio nacional, convirtiéndose en el motor más potente de quienes disiden de Chávez.

Aún cuando el Gobierno sostiene que la presencia de Valdés es sólo para prestar un “valioso” apoyo técnico a Venezuela, en palabras del asesor de la Asamblea Nacional, Fernando Travieso; lo cierto es que tanto ONGs como la Federación de Organizaciones Venezolanas en el Exterior (FOVE), e importantes figuras de la vida pública del país suramericano como el ex presidente del Congreso y ex canciller, Luis Alfonso Dávila, o el dirigente de izquierdas, Américo Martín, opinan lo contrario.

PIE DE FOTO A Ramiro Valdés le avala la reputación de ser uno de los represores más sanguinarios de la dictadura de los hermanos Castro, no en vano su nombre se encuentra estrechamente unido al célebre servicio de inteligencia cubano, el G2, entidad que ayudó a fundar, por lo que posee una vasta experiencia en materia de seguridad; razón por la cual se pone en duda sus conocimientos en materia eléctrica, debido a que Cuba es uno de los países de la región más atrasados en este sentido.

Al respecto, Horacio Medina, uno de los portavoces de la FOVE y ex presidente de Petróleos de Venezuela, aseguró en una rueda de prensa en la ciudad de Miami (EEUU), que Valdés obedecería una petición del propio Hugo Chávez para que le asista en diseñar estrategias de “represión” contra las manifestaciones de los estudiantes que no han dejado de tomar las calles desde el cierre de la señal de Radio Caracas Televisión Internacional (RCTVI), con el fin de “intimidar, desmoralizar y arremeter” con todo foco de oposición que se le presente al Ejecutivo chavista. “Las protestas tienen desesperado a Chávez, por eso acude al insigne represor de Cuba, buscando poner en cintura a este cortocircuito social”.

Por su parte, el comunicólogo, Antonio Pasqualli expresó a la cadena británica BBC, que Valdés ha jugado un papel importante en cuanto al control de las comunicaciones e internet dentro de la isla y como puente de enlace que ha abierto el paso a la injerencia cubana en Venezuela.

"Este hombre declaró en un Congreso hace dos años, y cito, que 'internet es un invento de Occidente para el exterminio de la humanidad'", afirmó Pasqualli, quien recordó a la BBC las restricciones de acceso a la red que imperan en Cuba. Por lo cual, no se descarta la posibilidad de que la misión de Valdés tenga más que ver con el blindaje de los servicios de inteligencia y del sistema informático venezolano, que resolver la crisis eléctrica que afecta al país suramericano.

El pajarito de Twitter se suma a la disidencia venezolana

Las redes sociales pueden suponer un problema para la imagen “democrática” que Hugo Chávez quiere mostrar de cara a la galería internacional. Un ejemplo de ello es Twitter.

PIE DE FOTO Al rededor de doce mil usuarios de la plataforma del canario azul, a través de la etiqueta (hashtag)#FreeVenezuela, han alzado su voz a favor de la defensa de la libertad en ese país, convirtiéndola entre los cuatro temas más comentados a nivel mundial, de acuerdo con wthashtag.com, según publica el diario “El Universal”.

Personalidades como Alyssa Milano, Willie Colón, o el afamado periodista de CNN en Español, Daniel Viotto, se han sumado a esta iniciativa que nació en el seno del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y del Sindicato de Trabajadores de la Prensa y el Círculo de Reporteros Gráficos, para llamar la atención de la comunidad internacional de la amenaza que se cierne sobre la libertad de expresión en Venezuela.

De acuerdo con “El Universal”, el “hashtag” cuenta con un promedio que ya supera los nueve mil twitts diarios, lo que se traduce en nueve mil mensajes que inundan diariamente a esta red social a favor de la causa.

A dieciocho años del golpe de estado que puso a Hugo Chávez en el mapa político venezolano y a 11 de estar en el poder, Venezuela atraviesa una de sus peores crisis políticas, económicas e institucionales de su historia contemporánea. La promesa de una nación gobernada por la equidad social se desvanece a medida que el país se cae a pedazos.

Compartir en Meneame