cabecera
    29 de julio de 2014

Sudoku y cortisol

Esta semana, nos han informado los periódicos de una investigación llevada a cabo por las universidades de Valencia (España) y de Griningen (Holanda) que ha llegado a la conclusión de que los hombres sufren una subida notable de cortisol en la sangre, con sólo la presencia durante cinco minutos de una mujer atractiva.

El experimento se hizo con 84 varones de 21 años, que esperaban tranquilamente en una sala con un sudoku. En esa paz, aparecía una chica de su edad y se producía el considerable aumento de cortisol hasta que ésta se iba. Asimismo, informan de que si bien en pequeñas dosis el cortisol tiene efectos positivos, en niveles elevados puede provocar problemas cardíacos, diabetes, hipertensión e impotencia.

Y esta noticia le ha parecido magnífica a mi compañero Pipe, y me la ha traído con entusiasmo para mi inspiración de esta semana. “Pues no lo pillo Pipe, no veo dónde está la gracia”, “como que no, que el hombre padece en cuanto se le acerca una mujer, sin hacer nada, sin poder hacer nada”… Vamos, que “ya lo decía mi madre, ten mucho cuidado hijo, que las mujeres son muy malas”, le faltó decir.

El caso es que el experimento da para esta columna pero no creo que para mucho más. Pues si no cabe trampa, que los científicos son gente muy seria, sí algún cartón entre la especial sensibilidad de los reinos de Valencia y Holanda, el brío de los 21 años, o simplemente la suerte que ha habido con estos 84, pues una ya no está por considerar que de ser Marilyn aparecería Marlon, pues ya sabemos que ni a la propia Marilyn se le apareció.

Así es que la ciencia tiene pendiente más bien estudiar qué hacer con el estrés de la mujer atractiva cuando se va a la cama con un hombre, tranquilo de por sí, pertrechado de sudoku. Entre tanto llegue la científica solución, una por no pelearse por el sudoku ha dado con la meditación.

Compartir en Meneame