cabecera
    19 de septiembre de 2014

¿Cuáles son los retos para la humanidad en el año 2011?

A la memoria de don Miguel de Unamuno, fallecido en Salamanca el 31 de diciembre de 1936, porque sus libros habitaron y enaltecieron la casa de mis abuelos, de mis padres y ya de mis hijas.


La humanidad enfrentará este año nuevos y viejos retos, tan formidables
algunos que podríamos darnos por vencidos desde antes. Pero no, si el hombre fue capaz de viajar al espacio, de crear naves para sumergirse en el fondo del mar, de curar graves enfermedades, ¿por qué nos dejaremos vencer?

La tecnología es cada vez más impresionante. ¿Pero para que la usamos? ¿Para vivir mejor o para matar a nuestros semejantes?

El gasto armamentístico de las grandes potencias es una de las grandes estupideces humanas, cuando al iniciar la segunda década del siglo XXI todavía millones de personas mueren de hambre, cuando otros tantos millones viven en la miseria y cuando muchas personas fallecen por violencia y por enfermedades que hoy son curables pero que no tienen atención médica.

¿Cómo se puede medir el desarrollo de un pueblo? El aspecto económico no lo dice todo. Si bien es importante el crecimiento del Producto Interno Bruto, hay otros indicadores: ¿Cuántos médicos por cada mil seres humanos?
¿Cuántas escuelas y cuántos profesores? ¿cuántos hospitales y carreteras?
¿Cuál es el promedio de edad de hombres y mujeres?

Pero hay otros indicadores dificiles de medir. Por ejemplo, la calidad de vida. No sólo el medio ambiente, esto es, la limpieza del aire, bosques, rios y mares, sino que es también relevante si la gente tiene miedo de salir de sus calles y ser asaltado, secuestrado o matado de manera violenta.

En México la calidad de vida simplemente se vino abajo. Hay más pobreza, dato reconocido por el gobierno federal, sino que hay una emigración "dorada", esto es, los mexicanos más pudientes que han huido sobre todo a Estados Unidos y más concretamente a Tejas. Pero gente de las demás clases sociales han dejado sus humildes hogares, por ejemplo, en Ciudad Juárez por temores fundados, ya que la delincuencia organizada se impuso ante todas las autoridades civiles y militares. Rescatar Ciudad Juárez llevará probablemente décadas.

Los tecnócratas mexicanos: Salinas 1988-1994, Zedillo 1994-2000, más los tecnócratas que trabajaron para Fox 2000-2006 y que trabajan para Calderón manejaron parámetros de desarrollo inciertos y sólo dejaron más pobreza y menor lucha contra la corrupción. México es uno de los países con más tratados de comercio libre y no ha podido dejar de ser altamente dependiente de Estados Unidos. La producción petrolera se ha desperdiciado en escándalos de corrupción, ya sea de gente del sindicato de PEMEX, ya directivos de diversos sexenios, etcétera. La riqueza de recursos naturales en México no se tradujo en riqueza para su gente. El petróleo no hizo a México más rico y competitivo, lo ató a la corrupción que no cesa.

Estados Unidos aplica la pena de muerte y no baja la criminalidad. Guántanamo es una vergüenza para el gobierno de Obama que no lo cerrará como lo había prometido en su campaña presidencial. Insisto en que la Academia de Oslo se equivocó rotundamente en 2009. El Nobel de la Paz debió ser para una gente como Daniel Barenboim que a través de la música y la cultura promueve la paz en Europa, América y el Medio Oriente incluso sin la comprensión del gobierno de Israel.

La humanidad enfrenta viejos retos como son la pobreza,el hambre, el analfabetismo, guerras fratricidas (todas las guerras son civiles porque son entre hermanos sentenció hace mucho tiempo Juan Luis Vives) y la corrupción. Pero también enfrenta el terrorismo que no es tan antiguo y ahora uno peor: el narcotráfico que inunda al mundo entero.

¡Cómo me gustaría que el año 2011 fuese un año de paz ejemplar! Que Corea del Norte deje de joder a Corea del Sur, que los dictadores abiertos o simulados caigan, que se respeten los derechos humanos de grupos vulnerables y de todos los demás, que se distribuya mejor la riqueza, y que nadie muera a causa de un conflicto bélico.

¿Un año sin guerra es mucho pedir? Los señores de la guerra son lo suficientemente egoístas y perversos que no dejarán escuchar ninguna plegaria al respecto con el ruido de sus misiles y ametralladoras. La guerra deja mucho dinero y hay focos rojos en varias regiones del mundo. Ojalá la razón pudiese apagar el fuego de la idiotez, de "los hunos y los hotros" como dijo sabiamente don Miguel de Unamuno hace setenta y cinco años.

Pido porque haya paz en Israel, en Palestina, en Iraq, en Irán, en toda Corea, en Venezuela, en Cuba, en Rusia y sus países vecinos y también en mi atribulado país, donde formalmente no hay jurídicamente guerra ni suspensión de garantias individuales, pero hay muchísima violencia cotidiana que ha provocado el éxodo de mexicanos de todas las clases sociales a Estados Unidos fundamentalmente, pero también a Canadá y España.
Compartir en Meneame