www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Actor

Juanjo Artero: "Se me da muy mal mandar"

Juanjo Artero es el capitán del Estrella Polar en serie de Antena 3, 'El Barco'. El joven Javi que se hiciera conocido por Verano Azul ha trabajado en diferentes series de televisión, entre ellas y una de las más exitosas 'El Comisario' donde su papel de Charlie hizo ver a un Juanjo más rebelde en el papel de un policía no sujeto a las normas.
- ¿Cómo definirías esta serie?
- Es una serie que como todas habla de los seres humanos y de las relaciones humanas, pero en este caso tiene un componente de misterio, de una situación muy límite, da mucho juego a la imaginación produciendo cosas nuevas que crean conflictos muy ricos de guión e interpretación y además con grandes efectos especiales. A mí de pequeño me encantaba Julio Verne, me acuerdo que hice un trabajo sobre él en el colegio y cuando me contaron el proyecto me sentí otra vez un niño y cada vez que vengo a trabajar soy un niño. Luego está la dificultad de creerse ciertas cosas, hacer cómo que te atacan pájaros, aunque hace unos días ya me tiraron gaviotas y pájaros a la cara (risas). Es muy complicado de trabajar pero es un reto muy bonito.

- ¿Has tomado alguna serie o libro como referente para elaborar tu personaje?
- No, aunque siempre te puede inspirar en algún actor, en mi caso lo elaboro desde mí, desde la realidad. Que vas a imitar a un actor para poner cierta cara, no, a mí me ayudó mucho para entender al Capitán situarme en la historia, miraba al mar y me planteaba que pasaría si de verdad no hubiera Tierra y se me ponían los pelos de punta, y desde ahí es desde donde tienes que partir. También me ayudó mucho una calcificación que tengo en el hombro. Porque cuando no hacía los ejercicios me dolía y no podía moverlo así que la situación de desesperación que sentía me sirvió para trabajar mi papel.

- En nociones de navegación ¿cómo te has preparado?
- A nivel de vocabulario nos han dado a todos unos libros que vamos consultando. En mi caso me han dado alguna noción más que al resto pero luego tenemos la ayuda de el Capitán que se la agradezco. Javier es el verdadero Capitán de Valencia, es una persona para tener muy en cuenta y es lo bueno de esta profesión que conoces a gente estupenda. Yo tengo permiso para llamarlo por teléfono y preguntarle cualquier duda que tenga de guión, aunque viene todo muy bien explicado. Voy adquiriendo vocabulario día a día y si nos tiramos cuatro años seguro que el permiso de patrón de barco me lo sacaré rápido, el de capitán no porque son años y hay que saber mucho. Por lo menos ya sé situar un punto, sé situarme en un mapa si me dan las coordenadas y lo puedo hacer de dos formas con compás o con dos reglas (risas).

- ¿En qué te pareces a tu personaje? ¿Hay algo en lo que te gustaría parecerte?
- Creo que todos somos un poco todo en la vida, somos buenos, malos, moralmente correctos, somos un poco pervertidos y potencias hacia un lado u otro. Hay algo en la forma de ser de el capitán que yo tengo, en cuanto a la relación con sus hijos, la sensación de estar con la familia pero estar siempre fuera de gira o en el mar, por ahí yo he encontrado cosas que me han ayudado, aunque sí he estado en la comunión de mis hijos, he podido estar en el parto pero me he perdido también muchas cosas, muchos ratoncitos Pérez. Todo esto me ha ayudado para sentir el dolor del personaje.

- Y a la hora de mandar ¿os parecéis?
- Creo que también somos muy parecidos. A mi personaje le desborda un poco la cosa de mandar y a mí se me da muy mal mandar, me cuesta mucho. Y a él se le tiene que dar mejor que a mí mandar porque es el capitán pero creo que también es muy buena gente y eso le va a crear conflictos. En algún momento dado puede que estalle y diga hasta aquí que para eso es el capitán pero le cuesta.

- ¿Qué te han dicho tus hijos de la serie?
- Están deseando ver la serie. Además en el colegio por la edad ya entienden y hablan de Blanca y de Mario y están encantados. Porque ya es una edad en la que están encantados de que trabaje con sus ídolos.

- Si de verdad se acabara el mundo ¿qué crees que harías?
- No tengo ni idea. Creo que nunca pensaría en eso (risas). Pero si me pasara creo que pensaría en el cariño, el amor y en estar rodeados de los míos, quitándoles importancia, ayudándoles, abrazados y dándonos una comida. Nos lo tomaríamos lo mejor posible. Cuando el avión de las torres gemelas los mensajes eran todos de cariño, no de odio y creo que haría lo mismo que como esa gente que iba directa a las torres, despedirme de los míos y no acabar con odio sino con cariño y con amor.

- Ahora con la serie ¿te ha entrado el gusanillo con el mar?
- Un poco sí, porque siempre me ha dado mucho respeto el mar, mucho miedo y he tenido alguna experiencia de ir en barco y luego pasé un poco de miedo. Sí me está apeteciendo pero a la vez me da mucho respeto el tener que maniobrar en el mar, una tormenta, con niños o con amigos, sabiendo que tú eres el responsable me da mucho respeto. A lo mejor con el patrón sí pero que yo vaya sólo en el barco es distinto.

- ¿Cómo compaginas la serie con la obra de teatro 'Historias de un Karaoke'?
- Sufriendo, pero bien porque en dirección me lo están compaginando muy bien. La obra es una comedia que te hace qué pensar, habla de la soledad y de los personajes que aparentemente nos hacen mucho de reír pero que luego tienen su tristeza y su soledad como todo el mundo.

- Por los papeles que has interpretado, ¿eres un hombre aventurero?
- No me gusta el riesgo pero soy muy intranquilo, no paro de moverme. Soy el pupas porque siempre estoy lleno de accidentes, de roturas y si alguien se rompe algo, ese soy yo. El hombro se me ha salido, se me ha roto la muñeca, me he roto una parte del brazo, también me he roto el hueso de la mano y muchas veces ha sido trabajando y otras montando a caballo, que me caí del caballo y me rompí la mano.

- ¿Tienes otros proyectos profesionales?
- De momento nada, la serie y la obra. Sólo tengo una película a estrenar de Enrique Urbizu, 'No habrá paz para los malvados'.

- ¿Cuál es tu personaje en la película?
- Es un thriller, donde José Coronado es el protagonista y yo hago de policía, el inspector Leiva. En este caso es un policía muy distinto a mi papel de Charlie porque es matemático, impecable, de traje y con más nivel cultural y más vocabulario.

- ¿A ti como espectador que tipo de cine te gusta?
- Me gusta todo tipo de cine. Sobre todo de niño me gustaba la acción, los efectos especiales. Pero a mí si me dan un buen James Bond, me encanta ahora y siempre. El principio de El templo maldito es espectacular con todo el diamante, el antídoto, es impresionante. Siempre me han gustado las películas de acción y de ciencia ficción, me encantan.

- ¿Después del trabajo que sueles hacer?
- Dormir, comer e ir al baño porque es el tiempo que tengo porque ahora no tengo libres ni los fines de semana. Pero una de mis pasiones ocultas es la naturaleza, estar veinte días en un sitio rodeado de pinos sin ver asfalto ni oír coches, pero no lo hago.

- ¿Te gustaría que tus hijos se dedicarán a esta profesión?
- No, yo quiero que sean felices y que sean lo que quieran ser. Me daría mucho miedo que por imitación, me imitasen y no fuese lo suyo, pero yo les voy a apoyar en todo lo que quieran hacer. No quiero que mi hijo o mi hija sea actriz porque yo lo sea, si lo tiene que ser que lo sea pero que sean felices y de verdad que hagan lo que ellos quieran.