Isabel Ferreiro

Isabel Ferreiro

ISABEL FERREIRO es doctora en Derecho y profesora investigadora de la Fundación José Ortega y Gasset.

estudiosorteguianos.ifl@fog.es

Todos los artículos de Isabel Ferreiro

PORTADA » opinión

Life on earth

El patio de Gales

17-04-2010

imprima esta noticia ENVIAR O COMPARTIR ENLACE

Los años no pasan en balde, y los gustos se nos van cambiando. De mirar para el apartamento de la gran ciudad miramos ahora hacia la huerta o el vergel, que es, como dice Ortega, huerta con jardín. Nos apetece también comer más sano, y compramos fruta y verdura, pero que ya no sabe a fruta ni a verdura. Sin madurar, se han ido a neveras, y llegan meses después al supermercado en forma de tomates y manzanas con fondo de harina y hielo. A los españoles, a diferencia que a los hermanos franceses, nos ha dado más por lo moderno que por el campo; con lo que, abandonado a su suerte, las generaciones nuevas ya no se dedican a él y ha caído en manos de la industria que, con prisa, transmuta y refrigera.

Así, unos cuantos miles se han dedicado este sábado a pasear y alborotar desde la Puerta de Alcalá para decir “no” a los cultivos transgénicos. Pero, claro, cuando se dice “no” es que ya es un poco tarde, o anda ya todo un poco trastocado. Lo cual que la agricultura se llama ahora agricultura ecológica, un kilo de pimientos refrigerados vale el refrigerio de cuatro euros, y el antojo del ecológico: ocho.

A este hermoso negocio ecológico se apuntó ya hace tiempo el príncipe de Gales, y se va apuntando quien más o menos puede y le da por ahí. Pero decir “no” es fácil, y montar el hermoso negocio no tanto, por lo cual, una se apuntaría, sin mucha utopía, a convertir los patios-cochambre de nuestros edificios en hermosas huertas y, así, destinar los gastos de comunidad, que siempre iban a parar a una nueva puerta de aluminio, a ellas, y darnos todos, incluido ese hombre desganado que hace de portero, a la saludable terapia de cultivar. La solución pasa antes por el hogar de cada cual que por el Gobierno que, complaciente por necesidad, no puede hacer mucho más que amparar lo que queramos.



Para contactar con el autor: estudiosorteguianos.ifl@fog.es




enlaces patrocinados