Isabel Ferreiro

Isabel Ferreiro

ISABEL FERREIRO es doctora en Derecho y profesora investigadora de la Fundación José Ortega y Gasset.

estudiosorteguianos.ifl@fog.es

Todos los artículos de Isabel Ferreiro

PORTADA » opinión

life on earth

Journey morboso

12-12-2009

imprima esta noticia ENVIAR O COMPARTIR ENLACE

Emma Thomson ha inaugurado en Madrid una exposición llamada Journey, que ha ideado para luchar contra la esclavitud sexual, y que patrocina ahora el Ministerio de Igualdad. Desconocemos a cuánto asciende el patrocinio así como cuántos beneficios alcanzarán a las explotadas en cuestión, pero sí que obedece al deseo de ambas benefactoras: Emma y Bibiana, de que los visitantes compartan, gracias al “siniestro viaje”, “de una crudeza que roza lo insoportable”, la "sórdida y brutal experiencia que vive una esclava sexual”.

“Siete contenedores instalados en pleno parque del Retiro recogen la escalofriante experiencia de Elena, una joven moldava que con 18 años fue obligada a prostituirse en Londres”. Lo cual parece que viene a hacer con los madrileños lo mismo que Tolstoi cuenta que hacía en Y la luz brilla en las tinieblas con sus hijos y demás niños: interrumpirles sin motivo el juego recordándoles los dolores de los pobres.

Cierto es que una, además de no tener gusto para visitar museos de torturas ni ver películas del holocausto, preferiría dejar el Retiro para el juego y el paseo, como también que las actrices se dedicaran a lo suyo; pero esto, claro, es cuestión de gustos. Aunque hay quien se toma estos gustos en serio y tienen en cuenta, como hace Scheler, el aviso de Nietzsche de que amar a lo más cercano es más valioso que amar a lo más lejano. Y se lo toma tan en serio Scheler como para advertir que el compasivo encuentra en el dolor de los demás un consuelo de su propio dolor camuflándolo en un gran dolor universal, y dice que “en el fondo de este giro por muy patético y noble que se presente, hay una vivencia emocional de un valor sumamente negativo y que además es literalmente inconciliable con la genuina compasión”, pues volverse hacia otros con la propensión de apartar la vista de sí mismo y de la propia vida es una actitud social que lejos de tener que ver con una actitud amorosa se funda en el odio a sí mismo.

Y por ahí seguido llega hasta decir que “los conocedores de los hospitales saben que la elección de la profesión de enfermera y a veces de la de médico cirujano es frecuentemente motivada por el deseo de ver padecimientos... Un impulso en sí morboso puede llegar a ser perfectamente el vapor secreto que impulse en último término una actividad profesional en sí buena e incluso meritoria”.

No sirva la reflexión de Scheler para desmerecer exposición tan bien intencionada pero sí para poner nuestra mejor intención y mayor atención en primer lugar en uno mismo, que es condición para que la ayuda que se nos ocurra dar a los demás pueda ser de ayuda.



Para contactar con el autor: estudiosorteguianos.ifl@fog.es




enlaces patrocinados