11 de mayo de 2021, 2:09:27
América

Angelino Garzón, vicepresidente de Colombia


"Las puertas de la paz y del diálogo con las FARC no están cerradas"


El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, aseguró este lunes que el Gobierno de Juan Manuel Santos tiene no cierra las puertas de la paz y el diálogo con las FARC. Sin embargo, sostuvo que la narcoguerrilla ve en la negociación una excusa para "ganar tiempo".


El Gobierno colombiano no va a dialogar con la guerrilla de las FARC si esta organización ve ese diálogo como "una estrategia de guerra" para ganar tiempo y si no acepta ciertas condiciones, dijo hoy el vicepresidente del país, Angelino Garzón.

"Las puertas de la paz y del diálogo no están cerradas pero el Gobierno no va entrar en el juego perverso de sentarse a dialogar con una organización ilegal que puede estar ganando tiempo para seguir con su actividad ilegal", subrayó Garzón.

El vicepresidente de Colombia, que intervenía hoy en el Fórum Europa Nueva Economía de Madrid, respondía así al reciente anuncio de las FARC de que liberará a 10 rehenes y que renunciará al secuestro como fuente de financiación.

Garzón aseguró que entrar en un diálogo si la guerrilla lo ve como una estrategia de guerra sería "un error político, porque ya lo hemos ensayado en gobiernos anteriores y nos ha costado políticamente muy caro".

El responsable colombiano recordó que el presidente, Juan Manuel Santos, ya calificó el comunicado de las FARC de positivo pero insuficiente, y en ese sentido, aseguró que "no estamos obsesionados sólo con un triunfo militar, pero si hay negociaciones deben ser con condiciones".

Entre éstas, Garzón dijo que "deben ser liberados todos los secuestrados" por la guerrilla, "cesar sus actividades con el narcotráfico, "cesar esa práctica inhumana" que es el empleo de minas, "liberar a todos los niños y adultos reclutados forzosamente y abandonar el camino del terrorismo y de la delincuencia".

El vicepresidente de Colombia recalcó que "la existencia de esas organizaciones no tiene razón de ser" y que durante 62 años han causado un gran sufrimiento al país, y aclaró que "no estamos luchando contra monjitas de la caridad".

"En algunos campos de concentración del nazismo no se hicieron las crueldades que han hecho las FARC", dijo Garzón, que puso como ejemplo el caso del general Luis Mendieta, antiguo jefe policial que estuvo secuestrado 12 años en la selva y actualmente es agregado policial en la Embajada de Colombia en Madrid, quien estaba presente en el Fórum.

Tras señalar que la lucha contra la guerrilla, las organizaciones ilegales y el narcotráfico "debe hacerse siempre en el marco del respeto más absoluto a los derechos humano", reiteró la voluntad expresada por el presidente Santos de "perdón y reconciliación" "si ellos toman el camino de abandonar definitivamente el terrorismo".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es