16 de septiembre de 2021, 12:02:28
Opinión


RAJOY: SIN CONTEMPLACIONES CON LAS AUTONOMÍAS

Luis María ANSON


El Estado de las Autonomías ha proporcionado a los españoles largos años de libertad y prosperidad. No hay que desmontarlo sino reafirmarlo. El problema no es que hayamos creado 17 Comunidades Autónomas. El problema reside en los abusos a los que se han entregado muchas de esas comunidades. Y no, no hay que destruirlas; hay que embridarlas. Se han convertido en 17 Estados de pitiminí con una parafernalia derrochadora que a todos alarma. Los 17 jefecillos de Estado disponen de un ejército de escoltas, asistentes, secretarias, ujieres, colaboradores y asesores, además de espectaculares viajes gratis total, palacios suntuosos, automóviles blindados de gran cilindrada a medio millón de euros la pieza, gabinetes de Prensa y Relaciones Públicas y la más varia muestra del derroche. Además se han dedicado a colocar en la Administración autonómica a amiguetes, familiares y paniaguados multiplicando el número de funcionarios. Y cuando eso no ha sido bastante han creado innecesarias empresas públicas en las que han enchufado con pingües sueldos a sus protegidos favoritos. El escándalo, en fin, que no cesa. Y eso por no hablar de las televisiones públicas: la de Valencia, por ejemplo, dispone de 1.800 empleados, es decir, más que la suma de los que trabajan en Telecinco, Antena 3, Cuatro y La Sexta juntas; la catalana está ya en los 2.200 empleados y la andaluza en los 1.600. Como se dispara con pólvora del rey, ni se contienen ni se controlan los gastos. Y aunque algunos presidentes de Comunidad Autónoma han sido prudentes y austeros, la mayoría han terminado por provocar una situación insostenible.
Así es que Mariano Rajoy ha hecho bien en cantarles las cuarenta, fijando un déficit del que no pueden pasar si no quieren que el Gobierno de la nación intervenga con mano dura. Los españoles permanecen expectantes a la espera de comprobar si Moncloa es capaz de mantener sus decisiones y embridar a las Comunidades Autónomas, sobre todo a las más díscolas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es