21 de octubre de 2019, 0:37:50
Sociedad

Abandonando tabaco, dieta insana y sedentarismo


El 90 por ciento de los infartos se puede prevenir


Según la Fundación Española del Corazón, el 90 por ciento de los infartos se podrían prevenir si se cambiaran algunos de los malos hábitos más extendidos hoy, como el tabaco, la dieta insana o el sedentarismo.


El 90 por ciento de los infartos se puede prevenir si se abandona el tabaco, la dieta insana y el sedentarismo, es decir los malos hábitos que pueden alterar las cifras de la presión arterial, el colesterol, los lípidos en sangre, la obesidad y la diabetes, los principales factores de riesgo cardiovascular.

Así lo han asegurado hoy los especialistas de la Fundación Española del Corazón, con motivo del Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular, que se celebra mañana.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados y provocan el 40 por ciento de los fallecimientos que se producen en Europa y el 31,2 por ciento de los que se registran en España. La principal causa de estos fallecimientos es el infarto de miocardio, que representa más de la mitad de la mortalidad cardiovascular, seguido del ictus, que provoca la tercera parte.

En la mayoría de los infartos aparecen los factores de riesgo clásicos, como el tabaquismo, el colesterol elevado, la hipertensión y la diabetes, y los especialistas están preocupados porque cada vez es más frecuente que se conjuguen en una misma persona varios de ellos junto a la obesidad abdominal.

Es la obesidad más peligrosa desde el punto de vista de la salud cardiovascular, junto a la llamada central, es decir, el exceso de grasa que se acumula en torno a la cintura y que favorece la acumulación de grasa alrededor de distintos órganos como el hígado. En los hombres, la medida de la cintura no debe exceder de los 102 centímetros, mientras que las mujeres no deben tener más de 88.

Pero además de estos factores de riesgo clásicos, los cardiólogos apuntan a otros relacionados con el estilo de vida actual, como la apnea del sueño, el estrés, la contaminación o el consumo de drogas, que también hay que evitar y controlar. Antes habrá que optar por una dieta rica en frutas y verduras, ejercicio físico de forma regular y dejar de fumar.

Siguiendo estas directrices y sin medicación, se puede llegar a reducir de forma muy importante el riesgo de infarto, según el doctor Alfonso Varela Román, secretario general de la Sociedad Española de Cardiología y cardiólogo del Centro Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es