18 de septiembre de 2021, 11:48:14
Cultura

CRÓNICA CULTURAL


El libro de la rana, de José Pazó



El salón del libro del París abrió sus puertas este pasado fin de semana para acoger a Japón, invitado de honor este año y Moscú la ciudad invitada. Bajo este tema, una treintena de escritores japoneses se han desplazado a la ciudad de las luces para poder conocer, dar charlas y conferencias y, por supuesto, firmar sus ejemplares. Estos son novelistas pero también autores de mangas comics japonenes, de haikus, novelas policiacas. Entre ellos encontramos a Kaori Ekuni Tokyo, 1964), una de las escritoras con más éxito en su país. Ganó el premio Naoki en 2004 y ha escrito dos novelas junto a Hitonari Tsuji (Tokyo, 1959), también invitado de honor al Salón y residente en París. Toshiyoki Horie (Gifu, 1964), traductor de francés y profesor de literatura ha sido finalista del Premio Mishima 1999, ganador del Premio Akutagawa 2000 y del Pfremio Tanizaki 2004. Entre otros están Risa Wataya, Taro Gomi, Mari Yamazaki, Moto Hagio y el premio Nobel de literatura Kenzaburô Ôé.

Su embajador en Francia declaró en su discurso que en el Salón del libro de este año también se iba a evocar el espíritu de sus ciudadanos tras el accidente nuclear de Fukusima, hace poco más de un año.

Rusía y por tanto Moscú es, desde hace años, tema preeminente en la literatura francesa. No nos olvidemos que el libro.

Respecto a Moscú, los organizadores del Salón destacaron el interés que despierta en Francia, donde un libro sobre Limonov de Emmanuel Carrère, ganó en 2011 el premio Renaudot. Pero Moscú ha sido y es una ciudad literaria, no se olvida uno del “A Moscú, a Moscú” de las Tres Hermanas, de Tchekhov, o la ciudad de el Maestro y Margarita de Mikhaïl Boulgakov, de las novelas de Biely, los poemas sobre Moscú de Marina Tsvetaeva, o La Saga moscovite de Vassili Axionov.

En este comienzo del siglo XXI, es la ciudad más poblada de Europa (15 millones de habitantes) apenas salida del comunismo y un gigante hoy en día del capitalismo. Entre los escritores moscovitas, Olga Sedakova, Olga Slavnikova, Natalia Sokolovskaïa, Tatiana Tolstoï, Boris Akounine, Iouri Bouïda, Sergueï Makhotine y Lev Rubinstein, son algunos de los invitados en este evento, que se celebra asimismo en el marco de la temporada "Francia-Rusia 2012, lenguas y literaturas".

El Salón también se centra en las adaptaciones literarias al cine y el paso del escritor al mundo del cine que en Francia han operado por ejemplo, Philippe Claudel, Michel Houellebecq, Frederick Beigbeder, o Samuel Benchetrit.

Las historias se repiten y más si se nos cuentan en la familia. Desde niño, el escritor, profesor y artista José Pazó ha oído que su bisabuelo vivió durante muchos años en Japón y decide aceptar la plaza de profesor en Japón d instalarse en Kove. Cuenta su experiencia en el prologo del curioso y espléndido libro sobre la rana que ha publicado en la editorial Langre, acompañado de sus propios ilustraciones.

Parecidos a los haikus, el libro recoge cien variaciones de otro libro llamado One houndred frogs recopilados por Hiroaki Sato. Venían de un famoso haiku de Matsuo Basho. Un recorrido peculiar para acabar publicados en España y, gracias a Pazó, con una divertida influencia hispana en algunos de ellos, hasta andaluza, hace saltar a la rana: “En el estanque viejo / la rana y la luna saltan / y con su risa imitan / el ruido del agua”.

Con la cubierta pintada de verde, nos encontramos en cada página con unas simples historias de una ranita que salta, pero no salta, en el estanque de la vida. Y así nos dice, por ejemplo: “Técnicos / han estudiado / su salto / animados / por un misterioso / sonido”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es