28 de febrero de 2021, 11:25:34
Economía

Crónica económica


Los “100 economistas” dan el “aprobado” a Rajoy


Fedea ha elaborado un informe sobre los cien primeros días del gobierno de Mariano Rajoy. Luis Garicano, portavoz de la asociación, no se ha atrevido a suspenderlo. Pero tampoco se ha atrevido a darle algo más que un aprobado.


La Fundación de Estudios de Economía Aplicada, Fedea, o lo que también se conoce como “los 100 economistas”, ha elaborado un informe titulado “Los cien primeros días: reformas estructurales, estabilidad presupuestaria y lo que queda por hacer”, referido a la política económica del nuevo gobierno.

En Fedea se han quejado de que el Gobierno no ha contado con ellos para elaborarla reforma laboral. Pero básicamente la aprueban. Destacan que facilita una cierta flexibilidad, y logrará que se corrijan algunos problemas que afectan a la competitividad de nuestra economía. Luis Garicano hace ver que las bonificaciones no sirven para nada, y que más valdría gastar ese dinero en formación.

También valora positivamente la ley de estabilidad presupuestaria, que introduce un elemento de control de las finanzas de las Comunidades Autónomas. Pero echa en falta algo que sería muy beneficioso: un organismo que no pertenezca al Gobierno, y que se encargue de comprobar el déficit, y la marcha de las cuentas, de las Comunidades Autónomas. Esta idea la ha defendido el ala inflacionista de Fedea, Jesús Fernández-Villaverde, mientras que Garitano ha puesto como ejemplos los países Chile y Suecia, que tienen reglas de gasto con comités externos.

Ahora bien, no tiene tan claro que el Gobierno acierte con su estrategia de austeridad. Garicano dice que cada recorte del gasto público de 10.000 millones de euros se resta de crecimiento de seis a ocho décimas en un año. Además, se pierden por recaudación unos 1.000 millones de recaudación. En consecuencia, los recortes que tendrá que asumir el Gobierno no son 32.000 millones, sino entre 53.000 y 64.000 millones, lo que considera “imposible”. A no ser, claro está, que el Gobierno se eche atrás y decida subir el IVA.

Y, por último, aprueba también el tercer pilar del trimestre reformista del Gobierno: la reforma financiera, que ha conseguido “cosas impensables hace unos meses como la fusión de Banca Cívica con Caixabank”, dice Luis Garicano. O la absorción de Unnim por BBVA. Tiene la virtud de que limpia los balances de los bancos. Les fuerza a reconocer el valor real de sus activos, por un importe de 50.000 millones de euros. Se le critica, eso sí, que puede ser una cantidad insuficiente.

Así pues, “aprobado alto” para la reforma laboral, y un suficiente raspado para la política de estabilidad presupuestaria y para la reforma financiera. Aprobado, en general, para el presidente Rajoy.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es