14 de julio de 2020, 18:01:19
Opinión


EL NEGOCIO DE LOS SINDICATOS

Luis María ANSON


En marcha la huelga general, que es la coartada de los sindicatos para justificar su existencia y sus prebendas, el Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho públicas las últimas subvenciones con las que se obsequia a las centrales sindicales. CCOO y UGT son, sin duda, un excelente negocio. Reciben subvenciones directas o indirectas de las cuatro Administraciones: la central, la autonómica, la provincial y la municipal. Cuentan sus empleados por decenas de miles y se han convertido en suculentas agencias de colocación. Según acaba de hacer público el Gobierno Rajoy, CCOO acaba de recibir 488.000 euros para su red de apoyo y defensa del inmigrante, una camelancia que nadie sabe bien para qué sirve. Además, sus arcas se han engrosado con 101.000 euros por planes generales de formación y ayuda al empleo, y otros 120.267 para centros de reinserción de personas con problemas con el alcohol y otras drogas. Nadie controlará todo ese dinero público que acaba de recibir CCOO y en idénticas proporciones, y a través de las mismas camelancias, UGT.

Más del 90% de lo que despilfarran CCOO y UGT es dinero público que no se controla. Los sindicatos son imprescindibles en una democracia pluralista. Hay que robustecerlos. Pero también embridarlos y controlarlos para evitar sus abusos. Mientras el Gobierno de Rajoy derrama su lluvia de dinero sobre las centrales sindicales, Toxo y Méndez desencadenan para justificarse la huelga general que nos costará un ojo de la cara.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es