28 de septiembre de 2021, 19:47:50
Opinión


LOS PIQUETES TRABAJAN A DESTAJO

Luis María ANSON


Está claro que sin la acción de los piquetes llamados informativos, pero violentos en muy numerosos casos, la huelga general se hubiera quedado en agua de borrajas. Los “liberados” sindicales resultan especialmente útiles en estos casos. A cambio de no dar un palo al agua durante todo el año, los “liberados” tienen la obligación de acudir a las manifestaciones y de vertebrar los piquetes. Hay que reconocer que han trabajado a destajo desde primeras horas de la madrugada, perpetrando en no pocos casos auténticos actos de vandalismo, aparte de coaccionar, banderas sindicales en ristre, a los ciudadanos que hacían uso de su derecho a trabajar.
Hay conciencia general de que la huelga general es inoportuna y no va a servir para nada. Mejor dicho, va a servir para justificar la presencia de los sindicatos en la vida nacional, de forma que en el futuro puedan seguir recibiendo los dineros y prebendas de las cuatro Administraciones: la central, la autonómica, la provincial y la municipal. Aquellos grandes y eficaces sindicatos de Marcelino Camacho y de Nicolás Redondo, al servicio de los trabajadores y no de los intereses sindicales, se han convertido en un negocio y en suculentas agencias de colocación.
En mi opinión, la respuesta adecuada que debe dar Rajoy a todo lo ocurrido en la última semana es la calle. Sus gentes deberían estar preparando una manifestación en Madrid en favor de la política del Gobierno. No se puede malbaratar la victoria electoral del 20 de noviembre.
Ah, según estimaciones por lo bajo, la huelga perpetrada por los sindicatos ha costado a los españoles 3.000 millones de euros.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es