16 de diciembre de 2019, 15:18:33
Cultura

estrena [i]REC 3[/I]


Leticia Dolera: "Es peor que te dejen plantada en el altar a que haya un ataque zombi el día de tu boda"


Vestida de novia, con el vestido rasgado, una liga roja y empuñando una sierra mecánica. Así se nos presenta la actriz Leticia Dolera en la nueva entrega de REC, la tercera película de la exitosa saga de terror creada por Paco Plaza y Jaume Balagueró. Una cinta que ofrece al espectador algo “totalmente nuevo y original” pero “con la esencia de REC”, tal y como reconoce Dolera en una entrevista con este periódico. La escena se traslada del bloque de vecinos que servía como escenario en las dos primeras partes hasta un salón de bodas, donde los novios, Koldo (Diego Martín) y Clara (Leticia Dolera), verán el día más especial de sus vidas convertido en una carnicería de sangre y rock patrio de los ochenta salpicada de un humor negro a lo Berlanga y con la estética gore rozando la serie B del cine de Rodríguez y Tarantino.


¿Cómo termina siendo la protagonista de esta nueva entrega de REC, siendo la tercera de la saga y estando las dos anteriores protagonizadas por Manuela Velasco?
Me lo propone Paco Plaza, el director. Me dijo que estaba pensando en mí para el papel de na novia de REC 3, y mi respuesta fue ‘¿Cuándo empezamos?’. Cuando me empezó a contar un poco por dónde iban a llevar la historia, la imagen de una novia, con moto sierra, el vestido rasgado y la liga roja asomando, me pareció una cosa muy cañera. Formar parte de una saga tan importante como esta es un regalo para cualquier actor.

Los creadores de la saga, Paco Plaza y Jaume Balagueró, aseguraban que, después de dos partes,REC 3 iba a sorprender. Ya sabemos dónde están las sorpresas: cambian los personajes, la ubicación de la trama e, incluso, la forma de narrar en cámara subjetiva o falso documetnal, que se restringe sólo a la primera parte de la película… ¿Cómo se van a tomar los fans de la saga tanto cambio?
Bueno, yo creo que esta tercera entrega recupera el espíritu que tenía la primera en cuanto a que es una película que pretende sorprender al espectador… ¡y lo consigue! Le desafía y le propone una aventura en la que todo van a ser sorpresas preparadas especialmente para él. El espectador de Rec es un espectador exigente, al que no le gusta que le den siempre lo mismo, lo que ya ha visto mil veces y lo que ya se espera… Al contrario, va al cine a que le den caña, a que le hagan sentir emociones, y en este sentido REC 3 es como un tren de la bruja, una montaña rusa que te va llevando de la comedia a la aventura y al horror. E incluso en algunos momentos al amor, porque los personajes de Koldo y Clara, los novios, se enfrentan a todos esos zombis movidos por el amor que sienten el uno por el otro. Creo que Paco (Plaza) ha conseguido conREC 3, darle al público una película original y no ha intentado estirar el chicle de la saga ofreciendo más de lo mismo. Se lo ha currado para dar algo nuevo que se puede disfrutar como la primera vez.

Desde luego que es una película que recurre mucho más que las anteriores a un punto de comedia negra, tirando a lo gore, lo punk… ¿Podríamos decir que se acerca el cine de Tarantino o Robert Rodríguez?
Sí, la verdad es que tiene un tono muy parecido al cine de Robert Rodríguez o también al de Sam Raimi. En la tercera parte se ha explotado todo el humor negro que funcionó tan bien en la primera y se anima al público a que vaya al cine, coja un bote de palomitas con los amigos y se eche una risas y algún que otro susto.

Una de las cosas más logradas de REC 3 es el realismo de esa primera parte en la que se presenta a los personajes a través de las grabaciones domésticas de los asistentes a la boda. Da incluso un poco de vergüenza de verse tan reflejado en esa parte barroca que tenemos a veces… Durante el rodaje, ¿recordaba momentos típicos que haya vivido en este tipo de reuniones?
¡Por supuesto! El amigo ligón creo que existe en todas las bodas, o la amiga que viene de fuera y sabes que esa noche pilla cacho seguro… ¡es un clásico! Creo que la película consigue perfectamente ese ambiente típico de boda española con el que todos nos sentimos identificados. Hace que nos riamos con los personajes pero que a la vez pensemos que nosotros mimos podemos ser igual de patéticos.



¿Hay algo peor que pueda pasar en tu boda que se te cuelen los zombis?
Sí que puede pasar algo peor, como que el novio no llegue al altar y te deje plantada… eso es peor que un ataque zombi porque por lo menos a los zombis les puedes pillar con la sierra mecánica y cargártelos.

El vestido de novia es de la diseñadora Rosa Clará… ¿Cuántos vestidos usasteis?
El proceso en torno vestido me encantó. Primero porque el director me dejó escoger el que a mí más me gustase. Me dijo: “Quiero que te sientas como una novia de verdad, que sienta que ese es tu día, ese vestido lo vas a llevar durante un mes y quiero que a ti te guste”. Entonces la diseñadora nos pasó nueve vestidos, porque teníamos que tener los diferentes grados de destrucción de la prenda. El vestido va avanzando con el personaje, que empieza con un aire naif, súper tierna, enamorada, frágil, blanca e impoluta como el vestido. A medida que la acción avanza, el personaje se va endureciendo y el vestido se va manchando, hasta que llega un momento en que Clara se convierte en un animal, en una bestia que lucha por sobrevivir y por recuperar su amor y la ropa, más que un vestido de novia, es un traje de superhéroe.

Igual que tu personaje, ¿se considera una bestia en situaciones límite? ¿Pelearía hasta las últimas consecuencias?
Creo que no solo yo, todas las novias de España, si en el día de su boda ocurre un ataque zombi, cogerían la sierra mecánica y se liarían a defender a su marido y su vida.

Se ha declarado en numerosas ocasiones fan total del género fantástico… ¿Cómo se siente al haber participado en la saga española actual por antonomasia en este género?
Para una fan del género es un regalo increíble porque además es una película que yo iría a ver al cine y sé que disfrutaría como una loca… ¡Y la protagonista soy yo! Es muy extraño para mí, pero en el buen sentido. Es como un regalo de Reyes.

Es cierto que el cine de terror se ha convertido en un género muy explotado en España, pero no parece que termine de arrancar el resto de subgéneros que se pueden englobar dentro de la fantasía: la ciencia ficción, la magia…
Este año hemos tenido películas como Eva o como cuando se estrenó El Orfanato, que no eran de terror pero sí podrían englobarse en el género fantástico. Pero es cierto que lo que más se ha explotado de momento es el cine de terror y a mí me encantaría que se explotaran otros subgéneros porque creo que la fantasía es un buen cristal a través del cual intentar entender el mundo que nos rodea, que es al final la misión del arte: hacerte reflexionar sobre la sociedad, sobre el alma humana… creo que la fantasía es un buen vehículo para ello.

¿Alguna película favorita dentro del género?
A parte de REC 3, que ya la he visto tres veces (risas). Me gusta mucho Déjame entrar, de vampiros; They live, de John Carpenter, que creo que es una película que podría ser muy actual hoy en día; Carry, que es una pena que vayan a someterla a un remake, porque es perfecta como está; y también me gusta mucho el cine coreano, como Soy un cyborg, de Park Chan-wook.

También el género fantástico fue el elegido para su debut como directora con el corto Lo siento, te quiero, al que después siguió A o B, en el que se dirigió a sí misma con un ‘cameo’ como actriz. Estaba preparando una tercera aventura en la dirección, ¿cómo va este proyecto?
Lo he tenido que retrasar porque la última época, afortunadamente, he encadenado rodajes, pero espero que este año venga ese tercer corto.

¿Irá también por el camino de la fantasía?
Sí, es un corto de corte fantástico y, en general, bastante oscuro.

El rol de directora, ¿se lo toma como un hobby, como un ejercicio de aprendizaje de su faceta como actriz? ¿Le gustaría que fuese una salida de futuro?
No lo sé, es muy difícil planificar ese tipo de cosas. Me lancé a la dirección de cortos porque era una necesidad de establecer una relación más profunda con el cine. Como actriz eres como una marioneta del director, y a mí me gusta la sensación de ser un vehículo, un instrumento para que alguien cuente su visión del mundo, pero me apetecía vivirlo de otra forma, poder contar yo, desde punto de vista, una historia. La verdad es que me resultó un proceso muy estimulante en el que aprendí mucho como actriz y casi fue como un máster en dirección. Me gusta mucho el cine y me gusta vivirlo desde todos los campos. Me gustaría seguir explorando ese territorio, pero dónde me va a llevar no lo sé. De momento yo voy poco a poco, aprendiendo, y a ver qué pasa.



A parte de ese tercer corto, ¿qué otros proyectos tiene en mente?
En junio voy a rodar una película que se llama Los últimos días, dirigida por los hermanos Pastor, que ocurre en una Barcelona apocalíptica un poco en esta línea del cine fantástico, y en la que comparto reparto con José Coronado, Quim Gutiérrez y Marta Etura. Está pendiente el estreno de Sherlock Holmes, de José Luis Garci, en la que tengo un pequeñísimo papel, pero que me hizo muchísimo ilusión por poder rodar con Garci, que es un hombre encantador que ama a los actores. Y también pendiente de estreno, una película de Arancha Álvarez, Kenü, que rodé en África que aborda el tema de toda la mafia que hay en los pueblos africanos en torno a los cayucos.

Te diste a conocer en la famosa serie Al salir de clase y has participado después en diversas ficciones televisivas. ¿Te planteas volver a la tele?
A mí me encantaría, lo que pasa es que más que planteármelo yo se lo deberían de plantear las cadenas (risas). Pero no creo que haya ninguna teoría o patrón con respecto a hacer televisión después de haber hecho cine.

Jaume Balagueró está ya preparando la cuarta, y previsiblemente última, entrega de REC. ¿Le han propuesto participar en este nuevo proyecto?
El guión aún no está terminado, está todo muy aún en el inicio, pero me encantaría, ¡claro!
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es