6 de julio de 2020, 5:23:02
Opinión


RAJOY, WERT, MATO, LA EDUCACIÓN Y LA SANIDAD

Luis María ANSON


Pues claro. No se trata de recortar las prestaciones en Educación y Sanidad, pilares del Estado de bienestar. Se trata de embridar los abusos. Sin recortar nada, se pueden ahorrar 10.000 millones de euros. Las exigencias sindicales disparatadas, asumidas en Educación y Sanidad durante muchos años por sus responsables, que disparaban con pólvora del rey, han provocado un costo inaceptable. En la iniciativa privada española, millares y millares de pequeñas y medianas empresas han tenido que cerrar descuartizadas por las exigencias sindicales. El profesor Feito tiene razón. Tal vez la mitad de los desempleados actuales se deben a la disparatada acción de los sindicatos.

Como ni Sanidad ni Educación pueden cerrar, Rajoy ha tomado la sabia decisión de limitar los abusos que en ambos sectores se producen y que son palmarios y conocidos de todos. Los sindicatos están garantizando el casi no trabajo para los trabajadores de Sanidad y Educación. Las vacaciones, los moscosos, los puentes, las enfermedades ficticias, las ausencias por causa personal, la reducción de horas, la reducción de horas, la picaresca del cigarrillo, del bocadillo y la mandanga, la falta de productividad y las mil y una camelancias han multiplicado el costo de la Educación y la Sanidad. Lo que debía costar diez cuesta veinte o treinta. Esa es la realidad. Educación y Sanidad gratuitas para todos, sí. Se trata de prestaciones sociales de carácter esencial. Abusos, ni uno. Por lo pronto, Rajoy ha decidido ahorrar 10.000 millones de euros, sustraídos a esos abusos intolerables. Le van a crucificar la oposición y los sindicatos por la medida, pero es lo que se debía hacer.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es