23 de septiembre de 2021, 8:23:07
Economía

Argentina no pagará el precio que pide Repsol por YPF, unos 8.000 millones


Rajoy, tras la expropiación de YPF, alerta sobre el riesgo de que le ocurra lo mismo a otras empresas españolas


El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se declaró este martes "seriamente decepcionado" por el anuncio de la expropiación del 51% de YPF por parte del Gobierno argentino, y pidió a Argentina que honre sus compromisos internacionales y bilaterales con España. La Comisión, como primer paso, ha decidido, tal y como había pedido España, suspender la reunión del comité de cooperación entre la UE y Argentina, un foro creado en el Acuerdo Económico de 1990 y en el que se discuten las relaciones bilaterales.


El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mostró hoy su "profundo malestar" por la decisión argentina de expropiar YPF "sin justificación alguna y sin razón económica" que lo explique, y aseguró que España defenderá con perseverancia los "intereses legítimos" de Repsol. Rajoy criticó con dureza la decisión del Gobierno argentino en su primera intervención en el Foro Económico Mundial sobre América Latina que se celebra en Puerto Vallarta (México).

El jefe del Ejecutivo español advirtió de que el anuncio de expropiación de la mayor parte de las acciones de Repsol en YPF "rompe el buen entendimiento que siempre ha presidido las relaciones" bilaterales.

Tras asegurar que la medida "afecta, y mucho, a la reputación internacional de Argentina", afirmó que su Gobierno va a trabajar "con intensidad y con perseverancia" para defender los intereses de Repsol y el modelo de relaciones económicas y comerciales basado en "el respeto mutuo entre los países". A su juicio, ese respeto es un principio básico y elemental para el desarrollo, el progreso y el bienestar de los ciudadanos. "Esos son los valores que están en juego, y se ponen en tela de juicio cuando se toman decisiones que, sinceramente y se miren como se miren, es muy difícil comprender", recalcó Rajoy.

En su opinión, el proyecto legislativo del Gobierno de Cristina Fernández es "negativo para todos"; para Repsol, "que se ha visto expropiada sin justificación alguna y sin razón económica, porque no la hay, que explique lo ocurrido", para España y también para Argentina.

Mostró, además, su preocupación por que la decisión argentina pueda perjudicar el "esfuerzo encomiable" que llevan a cabo los países latinoamericanos para mostrarse como un destino atractivo y seguro para la inversión y el comercio. Aunque, en su opinión, ese esfuerzo no debería verse empañado por una acción que ha considerado que es "puntual", alertó de que puede haber inversores poco conocedores de la región que erróneamente interpreten que hay riesgos en el conjunto de Latinoamérica.

Sería, según Rajoy, "sumamente injusto", por lo que ha prometido que España trabajará para que no suceda, unas palabras que han sido recibidas con aplausos por parte de los empresarios, políticos y analistas participantes en el Foro. "Lo que ayer (por el lunes) le ha pasado a una empresa española alguien puede pensar que puede ocurrirle mañana a cualquier otra inversión. Eso crea un grave precedente", advirtió.

Rajoy dejó claro que América Latina es una región de grandes oportunidades para las empresas europeas, y se mostró convencido de que el continente "se ha beneficiado y puede beneficiarse" de la presencia de compañías que son líderes en sus sectores.

Ante las acusaciones del Gobierno argentino sobre Repsol, dijo que las empresas europeas y españolas han transferido, y pueden seguir haciéndolo, tecnología, conocimiento y capital necesario para modernizar su estructura productiva. El presidente del Gobierno insistió en que las empresas españolas ven en los países latinoamericanos "un destino permanente para su actividad y para sus inversiones".

Suspende un reunión del comité de cooperación UE-Argentina
La Comisión Europea ha tachado este martes de "ilegal" la expropiación por parte de Argentina de la petrolera YPF, filial de la española Repsol, y ha anunciado que está estudiando "todas las opciones posibles" de represalia contra esta decisión.

Como primer paso, el Ejecutivo comunitario ha decidido, tal y como había pedido España, suspender la reunión del comité de cooperación entre la UE y Argentina, un foro creado en el Acuerdo Económico de 1990 y en el que se discuten las relaciones bilaterales.

"Entendemos que la expropiación contemplada es ilegal en la medida en que se produzca sin compensación adecuada, justa y rápida", ha dicho la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde. El comisario de Comercio, Karel de Gucht, tiene previsto enviar una carta a su homólogo argentino en la que le reiterará las "serias preocupaciones" de la UE sobre este caso.

"Debido al clima que se ha creado por esta situación, la Comisión Europea ha decidido posponer el comité conjunto UE-Argentina, que estaba prevista para el 19 y 20 de abril", ha anunciado la portavoz.

"Mientras tanto, y a petición del presidenteJosé Manuel Durao Barroso, la Comisión está estudiando, en estrecho contacto con las autoridades españolas, los próximos pasos y analizando todas las opciones posibles disponibles", ha explicado.

La portavoz ha eludido desvelar cuáles son las opciones posibles, pero ha recordado que el Tratado de Lisboa convierte en "competencia exclusiva" de la UE la protección de las inversiones comunitarias en el extranjero.

Argentina no pagará el precio que pide Repsol
El viceministro de Economía y uno de los interventores de YPF, Axel Kicillof, ha asegurado que "revisarán las cifras sobre el valor verdadero de la compañía y que el Estado argentino no pagará los 10.000 millones de dólares (unos 8.000 millones de euros) que Repsol demandará a Argentina por la expropiación del 51% en la petrolera.

"Estamos en condiciones de decir que los números que hablaban acerca del valor de la compañía, de manera imprudente, van a ser revisados a medida que vayamos conociendo vericuetos e información secreta que la empresa manejaba", indicó Kicillof en su intervención ante el Senado argentino.

Además, acusó a Repsol de "pretender que el precio del petróleo en Argentina tuviera el mismo nivel que en el internacional" y de haber "retenido y atesorado el combustible" sin extraerlo, para mantener sus valores altos.

Kicillof aseguró que, según el criterio del Gobierno argentino, el precio de los combustibles son los costos reales de una empresa, y subrayó que YPF, aun después de la administración española de Repsol, sigue siendo el actor clave". "Que ningún payaso venga a decir que la empresa no tenga importancia", añadió al respecto.

Así, el dirigente fundamentó la decisión de expropiación en el hecho de que no se puede dejar el control estratégico "en manos de quien no confió en Argentina" y sostuvo que Repsol "ha tenido beneficios extraordinariamente grandes", al tiempo que afirmó que "nadie puede decir se le está sacando algo que era suyo".

Además, añadió en su alegato de defensa de la decisión de expropiar YPF que el Gobierno "no puede darse el lujo de esperar a que el Repsol se siente a discutir qué va a hacer con el gas, con el petróleo y el precio de los combustibles".

Con esta decisión de expropiar YPF, Kicillof destacó que los empresarios ahora van a entender lo que está haciendo Argentina "cuando están pensando en la expansión de un grupo que lo ha hecho con los dividendos que les dio una compañía argentina".

Por otra parte, el viceministro de Economía cuestionó que ahora "se agite el fantasma de la seguridad jurídica" por la medida que se adoptó con YPF, y recordó que Repsol, "antes de apropiarse de YPF, era muy pequeña" y "ha exprimido hasta la última gota" los beneficios de la compañía.

Así, Kicillof garantizó que el Gobierno argentino va a asegurar la rentabilidad de YPF, "pero con tarifas que quiebren a las empresas", y citó a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, cuando usó la palabra "extorsión" porque Repsol "decía que no te abastecía si no subías el precio".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es