19 de julio de 2019, 21:30:45
Cultura

jorge llopis explica cuál es la función de un tasador de arte


"El buen falsificador de arte no lo es de la obra, sino de la documentación"


Después de años dedicado al Periodismo, Jorge Llopis ha sabido reciclarse en tiempos de crisis como tasador en arte y antigüedades. En un momento en el que el mercado del arte está en boga, este perito judicial explica a EL IMPARCIAL en que consiste su nueva profesión, que busca su sitio en España, donde son pocos los que se dedican a esta apasionante tarea.


¿Cuál es el papel de un tasador en el mercado del arte?
Es un profesional especialista en antigüedades y artes aplicadas, además de un gran conocedor del mercado del arte. Nuestra función como tasadores, que no somos muchos, es investigar no sólo la parte artística de las obras, sino también la documental, ya que es una parte fundamental para poder determinar su precio. Es posible encontrar profesionales que están vinculados a la compra-venta y otros que están ligados al ámbito del coleccionista privado. Lo habitual es que seamos solicitados por particulares, aunque también abogados o jueces pueden requerirnos para procesos legales.

¿Por qué son pocos? ¿A qué se debe?
Tiene que ver con que el papel de tasador ha sido asumido en España tradicionalmente por galeristas y anticuarios. Sin embargo, nosotros nos preguntamos hasta qué punto es objetiva la opinión de alguien que es arte y parte en el proceso de tasación. Es ahí donde intervenimos como voz independiente.

¿No es lo mismo valorar que tasar?
El valor es un término más subjetivo, ya que puede estar sujeto a que el mercado esté saturado o a que no haya demanda para una determinada pieza, a diferencia del precio, que es una cualidad.

¿En época de crisis el mercado se satura?
Sí, es posible. Hay casos de propietarios que han puesto muchas obras en venta por la coyuntura económica, pero lo que está ocurriendo es que el mercado no puede absorberlas todas porque no hay grandes compradores que las adquieran. Eso lleva a que se devalúen.

¿El arte da confianza?
Sí, se ha posicionado como el segundo valor refugio por detrás del oro. Su precio se mantiene y puede aumentar, luego genera confianza.

¿Son muchas las obras que se conservan en propiedad?
En el 80 por ciento de los casos que nos encontramos como tasadores cuando trabajamos con particulares, las obras están mal conservadas física y documentalmente. Los papeles que las deben acompañar son fundamentales para poder avalar su precio y, habitualmente, no se conservan.

¿Cómo intervienen los tasadores en ese proceso?
Nuestro papel consiste en poner la pieza en el contexto del autor, es decir, estudiarla para descartar que se trate de una copia, ya que hay que tener en cuenta que los grandes maestros hasta el siglo XIX fueron muy imitados. De modo que hay que dotar a la obra de un documento de identidad que la clasifique y que certifique si es o no auténtica. A este proceso se suman otro de investigación histórica y otro analítico-químico, que permite identificar pigmentos o firmas.

Luego disponer de la documentación es vital...
Claro. El perito tasador basa gran parte de su trabajo en los documentos que acompañan a la obra. Es fundamental para su tarea. De no ser así, entonces debe elaborarla. Lo que tiene que tener presente un particular es que lo básico es saber qué tiene para poder operar con efectividad, tanto para vender como para conservar. Al fin y al cabo, tasar obras consiste en ponerlas en valor.

¿Qué hay de la Ley de Patrimonio?
Tributan las piezas de menos de 100 años con un valor superior a los 60.000 euros y también las de más de 100 años con un valor superior a los 70.000 euros. Hoy por hoy, la falta de mecenazgo y patrocinio dificultan que un coleccionista o un particular puedan vender fácilmente sus posesiones.

¿Se topa con falsificaciones u obras robadas?
Es muy habitual. El desconocimiento y la crisis favorecen que haya casos de este tipo. De todas formas, el buen falsificador no lo es de la obra, sino de la documentación. Normalmente nos especializamos en uno o dos autores, por lo que es difícil que nos engañen.

¿Hay suficiente control?
Tanto Policía Nacional como Guardia Civil hacen una buena labor en este sentido. A través de sus unidades de investigación informan a Interpol periódicamente, algo que no es muy habitual, ya que es una gestión voluntaria. El que menos lo hace es Egipto.

¿Cómo procede un tasador si se topa con un caso así?
Si descubrimos una pieza irregular hay que denunciar. A ese compromiso están también sujetos anticuarios, coleccionistas y casas de subastas.

Más información en Arstasante.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es