12 de noviembre de 2019, 2:32:41
Nacional

aniversario de las protestas


La Confederación de Comercio de Madrid cifra en 30 millones de euros las pérdidas de empresarios en Sol por el 15M


El presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM), Hilario Alfaro, ha advertido con motivo del primer aniversario del nacimiento del Movimiento 15-M, de que se empezó como este año, con una manifestación autorizada por la Delegación del Gobierno, y terminó afectando a los empresarios, quienes reclaman 30 millones de euros, cantidad que dejaron de facturar durante el tiempo que los miembros del movimiento estuvieron en la Puerta del Sol.


En declaraciones a Europa Press, Alfaro ha indicado que, además de la cuantía económica, hay que tener en cuenta el daño que se hizo a la marca España y a la imagen de Madrid. "Eso cuesta un montón de millones, años y esfuerzo de conseguir y creo que (los empresarios) nos quedamos cortos", ha recalcado Alfaro sobre la situación en el centro de Madrid, donde existe más de 26.000 puestos de trabajo entre comercio y empresarios.

"Desde COCEM pedimos que la zonas, cuando se marquen por parte de la Administración como lugares de afluencia turística, no solamente se limite a decir que puede abrir todos los días del año sino que, además, garantice seguridad y limpieza especial puesto que el turista no se puede llevar esta imagen de la ciudad", ha indicado el empresario en referencia a la concentración del movimiento 15-M en Sol que se postergó por más de dos meses.

"Los indignados somos nosotros"
A su juicio, la acampada afectó negativamente a la imagen de la ciudad y del país y es uno de los factores que influye en que, por primera vez en mucho tiempo, disminuya el número de turistas que visita España. "Si yo tengo problemas en el hotel para entrar y estoy en la Puerta del Sol y no me gusta lo que veo, recomendaré otra ciudad en la que me mueva más cómodo, seguro y en condiciones. Se le hace mucho daño a Madrid y eso que recibe 8.300.000 turistas", ha agregado.

"Yo creo que la paciencia tiene un límite y esa paciencia duró semana y media. El 15-M contaba con cierta simpatía pero al cabo de dos meses y medio se ganó el rechazo total de la sociedad madrileña y nacional. Ahora mismo, un año más tarde, creo que se han vuelto a Madrid y no están de acuerdo entre ellos mismos. Lo que no sé es por qué se permite por parte de quien lo tiene que permitir, es una auténtica sorpresa y los indignados somos nosotros", ha agregado Alfaro.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es