12 de noviembre de 2019, 14:36:11
Cultura

[i]¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968)[/i]


El Museo Reina Sofía renueva su colección permanente


La cuarta planta del edificio Sabatini acoge ya la ampliación de la colección del Museo Reina Sofía, que tiene por título ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Entre las obras incluidas figuran algunas expuestas y otras poco exhibidas, además de recientes incorporaciones fruto de compras, daciones o depósitos.


El Museo Reina Sofía presenta importantes novedades dentro de la Colección II — ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968)—, ubicada en la 4ª planta del edificio Sabatini, tanto en lo que respecta al discurso expositivo como a la incorporación de nuevas obras, muchas de ellas no expuestas antes o escasamente exhibidas en el Museo, como es el caso de Villalba, Genovés, Guston, Dian Arbus, Vostell o Kitaj. Otras piezas proceden de recientes incorporaciones y han sido el fruto de compras, daciones o depósitos: Télémaque, Rabascall, Oldenburg, Martial Raysse o Richard Hamilton.

En una nota de prensa, el Reina Sofía informa de que destaca el importante depósito y donación de la obra de Val del Omar, que incluye sus películas más representativas, collages, utensilios y material documental, además de su laboratorio PLAT, en el que arte y tecnología se dan la mano.



Las salas dedicadas a los Realismos se han ampliado incluyendo un espacio donde se representa un realismo de corte expresionista heredero del informalismo, combinando obra nacional e internacional de autores como Bacon, Guston, Villalba, Kitaj o Gordillo.

La figuración política española tiene mayor representación ahora, tras la adquisición de la serie “Spain is Different” de Joan Rabascall y la instalación de otros trabajos representativos de este momento, como los de Eduardo Arroyo, Equipo Crónica o Juan Genovés.


Importante destacar el valioso depósito de siete obras de Claes Oldenburg, realizado por la colección Sonnabend, de Nueva York, que se podrán ver por primera vez en el Museo y que, junto a la obra de Rauschenberg, ofrecen una nueva visión del arte americano de principios de los 60 anteriormente no representado en la colección. Junto a ello, se expone la emblemática obra de Vostell 6 TV Dé-Coll/age (1963).

Otra de las novedades radica en el montaje de una nueva sala dedicada a la fotografía neorrealista española que reúne el mayor número de fotógrafos españoles de los años 50 y 60, algunos de cuyos trabajos son inéditos en el museo: por ejemplo la serie “Neutral corner” de Ramón Masats, o las fotografías de Gabriel Cualladó, y Oriol Maspons, por citar sólo algunos nombres. Este espacio se ha puesto en relación con la sala dedicada a Antonio López y Carmen Laffón.

Asimismo, como homenaje al recientemente fallecido Cy Twombly su obra se ha puesto en relación con las experiencias radicales de Fontana a principios de los 60. Por último, la sala donde se exhibe la obra del artista argentino Alberto Greco cuenta con una nueva adquisición de un importante óleo realizado en España.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es