28 de enero de 2020, 9:55:35
Opinion


La nominación de Mitt Romney



Finalmente, será Mitt Romney quien le dispute la presidencia a Obama, al haber alcanzado la nominación del partido republicano tras imponerse en las primarias de Texas. De aquí a noviembre -fecha en que se celebran las elecciones presidenciales norteamericanas-, el ex gobernador de Massachusets Mitt Romney tiene ante sí la tarea de movilizar a un electorado tan heterogéneo como expectante.

Por un lado, no puede perder de vista el centro, viniendo como viene del ala menos radical del Partido Republicano y a sabiendas de que ese mismo centro es un terreno por donde Obama ha sabido moverse muy bien. Pero tampoco puede descuidar al Tea Party; si bien minoritarios, cuentan con una gran capacidad de movilización y un mensaje que puede llegar a calar en una parte considerable de potenciales votantes.

Es precisamente el mensaje que ha mostrado hasta ahora el que le ha llevado donde está. Eso y su ejecutoria tanto en calidad de gobernador de Massachussets como de organizador de los Juegos Olímpicos de Salt Lake City de 2002, facetas ambas en las que mostró unas grandes dotes de organización. También ha cosechado importantes éxitos en su esfera privada: ha amasado una gran fortuna gracias a sus empresas pero, en cambio, carece -hasta el momento- de episodios turbios en su pasado, algo que en Estados Unidos puede arruinar cualquier carrera política. Obama tiene, pues, un rival digno de tener en cuenta.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es