14 de mayo de 2021, 9:40:16
Opinión


Mubarak, condenado



El que fuera durante décadas presidente de Egipto, Hosni Mubarak, era condenado este fin de semana a cadena perpetua por crímenes contra su pueblo. Pocos días antes, el Tribunal Especial para Sierra Leona hacía lo propio con Charles Taylor, ex mandatario de Liberia. En este caso, la condena es de 50 años aunque, dada la edad del reo, supone de facto una condena perpetua igualmente. Peor suerte corrió hace unos meses el coronel Gadafi en Libia, asesinado por sus propios paisanos.

El denominador común de todos ellos es la forma totalitaria y criminal con la que detentaron el poder. Cometieron crímenes de lesa humanidad, y hoy pagan por ello. En la Corte Penal de La Haya hay casos similares pendientes. Otros, como los de la antigua Yugoslavia -Radovan Karadzok, Ratko Mladic- ya han tenido que rendir cuentas ante la justicia. Hay también otro aspecto común, cual es la impunidad de la que todos creyeron gozar en su momento. Quizá los Castro en Cuba o Bashar al Assad en Siria deberían tomar buena nota, porque lo que hoy ven lejano mañana podrían tenerlo más cerca de lo que imaginan. De hecho, eso sería lo deseable.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es