21 de septiembre de 2021, 10:28:09
Sociedad

y digo yo


Emprendedores y Educación para la Ciudadanía



Bien parece lo que bien acaba y si el resultado final es que se genera empleo, no bien, obligado parece que se facilite a los autónomos y emprendedores, responsables del 40% de los puestos de trabajo de un país en la UVI laboral, su buen funcionamiento.

De aplauso son, por tanto, las últimas medidas anunciadas por Soraya Sáenz de Santamaría dirigidas a este colectivo, entre las que se encuentran, a saber, "la segunda oportunidad", cuyo objetivo es proteger a quienes hayan fracasado una vez para que puedan volver a abrir su negocio lo antes posible; que no tengan que adelantar el IVA de las facturas emitidas pero no cobradas; facilitar la financiación y los trámites fiscales o que se reduzca la burocracia simplificando la normativa y, de esta forma, lo que conocemos como "papeleo".

"Al emprendedor, alfombra roja por parte de las administraciones", ha dicho la vicepresidenta. Así pues, reduciendo y eliminando en la medida de lo posible los obstáculos del camino del que quiere trabajar, del que quiere abrir un negocio y contratar personal es como se tira del carro y se sale de la crisis.

Este Gobierno ha dado ya una buena muestra de su preocupación por el pequeño y mediano empresario con el plan de pago a proveedores. Muchos se han visto abocados a la ruina y al cierre porque el banco les ha negado el crédito —cada día más difícil—con el que adelantar el IVA que todavía no han cobrado, en muchas ocasiones, de las administraciones públicas. Es por esto, que un buen número de autónomos no reclaman subvenciones ni ayudas económicas especiales, les basta con que se les pague lo que se les debe.

El emprendedor es la figura clave en estos tiempos difíciles, de apreturas y puño cerrado. No podemos andar esperando a que "otros" nos saquen las castañas del fuego, aunque sea difícil cambiar una tendencia muy española, y por eso suena bien idea que ha apuntado el director general de Industria y Pyme de involucrar en este cambio de mentalidad al Ministerio de Educación.

No estaría mal que, en lugar de una asignatura tan polémica y, en ocasiones, inútil como es Educación para la Ciudadanía, en la que cada colegio imparte la materia que quiere, se ofrezca de manera general una cultura del emprendedor, un modo de pensar alejado de ese 27% de universitarios (42% en Andalucía) que estudiarán una oposición al finalizar sus estudios porque su objetivo máximo es ser funcionarios. Quizá así cambie esa forma de pensar preocupada sólo por los derechos y más bien poco por los deberes.

Y digo yo: ¿Tan peregrino resultaría cambiar en la escuela una educación en valores éticos (de la que se deben ocupar los padres) por una cultura del esfuerzo, del trabajo, del emprendedor? ¿Por qué nos sorprende tanto la filosofía de vida del japonés o del chino? Si estamos de acuerdo en que todo empieza en la escuela, ¿por qué no impartir una asignatura que nos prepare de verdad para afrontar problemas y solucionarlos uno mismo?

Suena bien "la segunda oportunidad" para los emprendedores como recomendable sería ir preparando a nuestros pequeños desde el colegio para que no les haga falta esta medida. Quizá con menos afán por el funcionariado, el problema para las administraciones públicas sería contratarlos y no despedirlos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es