15 de noviembre de 2019, 1:28:01
Deportes

el Tigre argentino puede conseguir este hito


¿Cómo ganar la liga y descender a Segunda al mismo tiempo?


El humilde club de fútbol argentino Tigre se enfrenta este fin de semana a una rocambolesca situación. Con una jornada por jugar en el Torneo Clausura, tiene en su mano ganar la primera Liga argentina de su historia y, al mismo tiempo, deberá pelear por no descender a la Nacional B. El complicado sistema de puntuación del fútbol pampero designa a los descendidos contemplando el peor coeficiente de puntos de los clubes en los últimos tres años. El club bonaerense protagoniza esta histórica última jornada con la mente en la gloria y el infierno.




"Este será un partido ideal para que se confundan los imbéciles". De este modo definió Jorge Valdano el enfrentamiento entre Argentina e Inglaterra disputado en los cuartos de final del Mundial de México 86. La declaración, efectuada horas antes de que Diego Armando Maradona subiera al olimpo del balompie anotando el mejor gol de la historia e inventando la "mano de Dios", podría pertenecer a algún jugador del Club Atlético Tigre bonaerense, líder del Torneo Clausura 2012 y candidato a ganar la liga por primera vez en su historia y a descender a la Nacional B de manera simultánea.

El fin de semana en el que el club "millonario" River Plate tiene en su mano la posibilidad de lograr el primer ascenso de su historia -no en vano jamás había descendido a la división de plata del fútbol argentino- se vivirá una situación sin paragón. Uno de los países en los que más y mejor se discute y se estudia el balompie parece quedarse sin argumentos ante la situación que ha provocado el intrincado e incomprensible -en otras latitudes- sistema de acumulación de puntos. Tigre necesita ganar para no descender a la Nacional B y, al mismo tiempo, para ganar el campeonato por primera vez.


"Son sensaciones raras, poder ser campeón y con la posibilidad de perder la categoría (...), nosotros sabemos que nuestro único campeonato es ganar para no descender", aseguró el mediapunta del equipo Diego Morales. Su entrenador es un ex jugador del Villarreal español, Rodolfo "el vasco" Arruabarrena. El técnico, que no se ha visto en otra igual, ha declarado que "si me dicen que Arsenal -equipo con el que comparte el liderato de la clasificación- sale campeón y que Tigre salva la categoría, lo firmo, pero para eso necesitamos ganar los tres puntos", anteponiendo la salvación del club a saborear la gloria con el histórico entorchado del humilde club bonaerense.

Tigre es una institución humilde, que tan solo ha disputado 29 temporadas en la élite del fútbol argentino. Su estadio, José Dellagiovanna, cuenta con un aforo inferior a los 29.000 espectadores y jamás ha visto a su equipo ganar ningún trofeo, salvo los ascensos a la Nacional A. La hinchada de "El Matador de Victoria" tan solo ha podido disfrutar de dos subcampeonatos del Torneo Apertura -en 2007 y 2008-. Sin embargo, los últimos años han representado la caída del club. A pesar de mantenerse en primera, el club sufrió temporada tras temporada hasta el punto de verse obligado a realizar el mejor Clausura de su historia para salvar la categoría.


La urgencia de puntos para salvar el pellejo -el descenso queda fijado por el acumulado de puntos de los últimos tres años- convirtió la una temporada complicada en un sueño. Tigre llega a la última jornada, que se disputa este fin de semana, con 35 puntos y coliderando el Torneo Clausura junto con Olimpo, otro humilde. Boca Juniors acecha en el tercer puesto con dos puntos menos. La victoria de Tigre ante Independiente le otorgará el primer título profesional a este club que vive una mezcla de sensaciones inaudita en este deporte. No en vano, con el Clausura y la participación en la próxima Copa Libertadores -Champions League americana- en el bolsillo, Tigre deberá esperar que Atlético de Rafaela y San Martín de San Juan -los otros clubes inmersos en la lucha por la salvación- no ganen sus partidos.

Jornada de emoción peculiar en Argentina. El fin de semana en el que River Plate podría volver a la élite del balompie pampero, el Tigre bonaerense se juega el título y la salvación al mismo tiempo. "El fútbol es dinámica de lo impensado" escribió el prestigioso periodista y estudioso de este deporte Dante Panzeri. En su día, 1967, esta frase inspiró el estilo de juego del fútbol rioplatense. En la actualidad parece definir la curiosa situación que podría encumbrar a Tigre por primera vez en la historia del balompie argentino.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es