24 de enero de 2020, 7:44:17
Deportes

Donetsk acoge una semifinal ibérica protagonizada por Iniesta y Ronaldo (20:45/Telecinco)


España se enfrenta a Portugal para acercar el histórico sueño del triplete de Mundial y Eurocopas


La selección española se enfrenta este miércoles ante Portugal en la primera semifinal de la Eurocopa con la mente puesta en el hito sin precedentes que supondría conquistar esta edición del campeonato continental. El equipo dirigido por Vicente del Bosque llega a este choque con todos los futbolistas disponibles para derribar el muro luso. Cristiano Ronaldo y el cansancio representan la principal amenaza de los nuestros. Andrés Iniesta e Iker Casillas lideran la apuesta nacional, que tratará de refrendar el crecimiento mostrado en el torneo


España contempla ante sí la posibilidad de dar un paso más hacia la leyenda del deporte. "Estamos ante el partido más importante de nuestra vida" declaraba Vicente del Bosque en la rueda de prensa previa al partido ante Portugal. No en vano, la selección nacional se encuentra en una posición inmejorable para otorgar a nuestro combinado el honor de convertirse en el único equipo que ha logrado encadenar dos victorias en la Eurocopa y un triunfo en el Mundial de forma consecutiva. El brillo exhibido por España que ha transformado el respeto a los jugadores españoles en admiración planetaria podría plasmarse en un hito sin precedentes en el balompié. Amén de reinar como la selección más exitosa que jamás se haya visto en un estadio de fútbol, la selección encontraría un hueco en la leyenda, cerca del Brasil de Pelé, la canarinha del Mundial de 1982, la Alemania de Bekembauer o la "Naranja Mecánica" holandesa de Cruyff.

Portugal es el penúltimo peldaño que la selección española debe escalar para seguir soñando. La semifinal ante los lusos se presenta con emociones e intereses encontrados entre ambos bandos. España busca ajusticiar a su rival vecino para acceder a la tercera final consecutiva que disputa y mantenerse invicto en este torneo. El equipo dirigido por Paulo Bento -ex jugador del Oviedo-, sin embargo, llega con sed de venganza -España les eliminó en los octavos del pasado Mundial- y de títulos, ya que todavía no han estrenado su palmarés. Además, el grupo liderado por Ronaldo tratará de curar las lágrimas de la terrible desilusión sufrida en 2004. Aquel año organizaron la Euro y cayeron en la final ante Grecia, cerrando las puertas del éxito a la "generación de oro" lusa liderada por Luis Figo, Rui Costa y compañía.

La estadística señala que Portugal ha derribado a España tan solo en una ocasión -en la Eurocopa de 2004 vencieron por la mínima-, pero el último enfrentamiento entre estas dos selecciones data del 17 de noviembre de 2010. Aquel día, en Lisboa, los lusos endosaron un severo 4-0 a la recién estrenada campeona del mundo. El sonrojo de aquel partido se une a la sincera intención de los jugadores nacionales convocados de realizar un homenaje al fallecido Miki Roqué dedicándole la victoria en las semifinales, primero, y el trofeo, en segunda instancia.

Lo estrictamente deportivo convierte a Cristiano Ronaldo en el peligro número uno de este enfrentamiento. Sin embargo, Arbeloa señaló este martes que "Portugal no es sólo Ronaldo". El lateral del Real Madrid resumió de este modo que la selección lusa que competirá por un puesto en la final no es la misma del pasado Mundial. Amparados por uno de los mejores sistemas defensivos de este torneo, el poderío físico de los zagueros y mediocampistas lusos se combina con la calidad de los creadores de juego y el peligro de os delanteros. Ronaldo es la punta del iceberg, pero por detrás aparece la pegada de Meireles y Moutinho, el toque de balón de Veloso y el desborde de Nani. Eficacia atacante y seriedad defensiva a partes iguales es lo que espera a los nuestros.

Presentado ya el panorama general que rodea a esta semifinal de la Eurocopa de Polonia y Ucrania, El Imparcial presenta alguna de las claves que decidirán el encuentro:


Rendimiento de las estrellas: Ronaldo vs Iniesta

El delantero portugués goza de la posibilidad de recibir su segundo Balón de Oro si conquista esta Eurocopa, y está actuando en consecuencia. Artífice absoluto del pase a las semifinales, su rendimiento en los dos últimos encuentros -en los que se ha echado el equipo a la espalda- le convierten en uno de los candidatos a mejor jugador del torneo. Liberado ya de la presión que le imponía no haber marcado con su selección en las citas importantes, Ronaldo se parece cada vez más al goleador implacable del Real Madrid. Potente, rápido e inteligente, es el peligro número uno para España. De su buen marcaje -colectivo, basado en ayudas escalonadas, según ha avanzado Del Bosque- dependerán las opciones de triunfo de nuestros representantes.

Andrés Iniesta ha tomado el relevo como líder de la selección española tras la lesión de Villa con la naturalidad que le proporciona su calidad. El aplomo en los momentos en los que el resto pierden los nervios del centrocampista del Barcelona se ha trasladado al equipo nacional. Desde que la pelota echó a rodar ante Italia -en aquel partido fue el mejor del encuentro-, Iniesta ha mostrado su ramillete de posibiliades, adquiriendo y ejecutando el rol de jugador decisivo a la perfección. Regalando goles, desatascando defensas con regates y combinaciones verticales, Andrés es el futbolista sobre el que giran las opciones de España en este torneo. El cansancio y la velocidad de los laterales lusos juegan en su contra.


La batalla por la posesión del balón y el contraataque

Paulo Bento y Vicente del Bosque disponen sus equipos para dominar los partidos. Los lusos plantean esta propuesta elevando su presión a una gran intensidad y complicando la salida del balón rival desde la delantera con un ejercicio de solidaridad de esfuerzos constante. El poderío físico de su plantilla les abala. España, sin embargo, monopoliza la posesión de la pelota con un juego horizontal que trata de encontrar resquicios en la zaga rival basándose en la calidad y precisión de sus mediocampistas.

El trío conformado por Veloso, Moutinho y Meireles tratará de morder en la presión y cortar la capacidad combinativa de Iniesta, Silva, Xavi y Xabi Alonso. La frescura lusa contrasta. con el castigo físico que arrastran los nuestros, por lo que si la potencia se impone a la calidad, España podría pasarlo mal para llegar a la meta rival. Además, la capacidad de llegada al área rival de los centrocampistas de segunda línea lusa constituyen un riesgo a la contra. La velocidad por las bandas de Ronaldo y Nani abanderan el arma de las transiciones. Arbeloa y Alba podrían moderar sus subidas al ataque ante el peligro de dejar su espalda vacía.


Físico vs calidad y balón parado

El enfrentamiento entre Portugal y España podría representar un planteamiento parecido a las semifinales de la Champions League entre el Chelsea y el Barcelona. Los lusos cuentan con un poderío físico superior al español. Los nuestros, por contra, gozan de más calidad técnica en la medular. Si la intensa presión portuguesa logra imponerse, entorpeciendo la fluidez combinativa patria y consiguen robar balones para salir a la contra, la semifinal estará a su favor. Sin embargo, si la selección española alcanza la velocidad habitual de pases y golpea primero a la ordenada y rápida zaga lusa, el partido parece insalvable para los pupilos de Paulo Bento. El combate principal se dirimirá entre el despliegue físico de unos y la calidad técnica de otros. Este es el núcleo de las semfinales.

Además, el balón parado adquiere una gran importancia en un partido tan igualado -a priori-. En una contienda de dos equipos casi simétricos -con laterales que llegan a línea de fondo para centrar, mediocampistas de trabajo y calidad y atacantes virtuosos-, cada detalle cuenta. Ambas selecciones cuentan con excelentes lanzadores. Ronaldo, Nani, Veloso por un lado y Xavi, Xabi Alonso y Silva por el otro. La fuerza en el juego aéreo de centrales como Pepe, Bruno Álves, Sergio Ramos y Pique no necesita presentación. La seguridad de Iker Casillas y Rui Patricio por alto podría marcar este partido.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es