28 de enero de 2020, 12:34:28
Opinion


España puntúa en Europa



Todo parece apuntar a que la última cumbre de la Unión Europea ha sido un triunfo para España e Italia y, por contra, un correctivo para Alemania. Dejando a un lado guarismos de escasa utilidad, lo que realmente importa ahora es dar sentido al término “Unión Europea” en su más amplia extensión; o lo que es lo mismo, que no se hable de países ganadores o perdedores, sino de una Europa fuerte y unida en torno a un proyecto común.

Por otro lado, es un hecho que la entenete Rajoy-Monti ha dado sus frutos. En primer lugar, obtienen el compromiso de que el fondo de rescate permanente pueda recapitalizar entidades bancarias de forma directa y, en el caso español, absorber la deuda del plan de saneamiento de los bancos que lo necesiten. Como contrapartida, Italia y España han tenido que ceder soberanía en la supervisión de su sistema financiero, y es precisamente ahí donde Alemania se ha salido con la suya: podrán arbitrarse mecanismos de intervención en las economías de los países beneficiarios de estos programas.

Al mismo tiempo, se ha avanzado en la vía de supervisión bancaria única, herramienta crucial si se quiere lograr una verdadera unión económica, monetaria y fiscal. Y empieza a cuestionarse el excesivo rigor impuesto por Alemania a los países periféricos, ganando enteros las políticas de crecimiento. En todo caso, dos son las consecuencias más significativas: el hecho de que una sola cumbre no basta para solventar una problemática tan compleja como la que vive ahora la economía de la Eurozona, y la necesidad de una verdadera cohesión de los socios de la Unión, tan necesaria como poco usual.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es