12 de diciembre de 2019, 23:49:56
Cultura

Crítica de arte


[i]William Blake (1757-1827): visiones en el arte británico[/i]


Pese a haber sido un artista denostado durante sus años de trayectoria creadora, William Blake influyó decididamente en simbolistas y neorrománticos británicos. Una exposición organizada por CaixaForum en Madrid reúne 70 obras firmadas por el artista británico, a las que suma una treintena de aquellos autores a los que sirvió su obra de inspiración. La simbología de sus obras, en las que prima un universo onírico de seres intrigantes, incluye, además, una interpretación de los acontecimientos políticos y sociales ocurridos durante los años que le tocó vivir, entre 1757 y 1827.


Aunque un retrato de Thomas Phillips firmado por William Blake (1757-1827) sirva para dar la bienvenida al visitante en la exposición que le dedica CaixaForum Madrid al artista británico, lo cierto es que el academicismo y clasicismo de su composición contrasta con la concepción ensoñadora de su arte, con un componente simbólico indudable y un velado testimonio de los acontecimientos políticos y sociales de su tiempo.

Si bien sus obras fueron consideradas durante su trayectoria como absurdas y turbadoras, no hay duda de que intrigan por el misticismo que emana de ellas. Dado que su primer contacto con el arte le llegó a través del conocimiento de la técnica del grabado y de la acuarela no sorprende que de las 70 obras reunidas en la muestra, la mayoría pertenezcan a estos ámbitos artísticos.

El ángel bueno y el ángel malo. William Blake, 1795. Grabado en color acabado en tinta y acuarela sobre papel.


Destaca la ejecución de La edad enseña a la juventud, una de sus primeras creaciones, pero ejecutada con gran detallismo, como se constata en el modo en el que decoró la vestimenta de uno de los personajes con florituras creadas con finura y dedicación. Resulta igualmente útil para comenzar a hacerse una idea del universo ensoñador del artista contemplar una selección de sus libros proféticos, que coinciden en el tiempo con episodios de tanta trascendencia como la Revolución Francesa. En ellos, el artista dejó constancia de la visión que le despertaba el mundo en aquel momento erigiéndose como un revolucionario.

Nuevos temas y técnicas fueron experimentados por Blake en una selección de grandes grabados en color en los que dejó constancia de la influencia que había ejercido en él la lectura de la Biblia o de clásicos como Shakespeare. Lamech y sus dos esposas es uno de ellos. La técnica de los paños pegados de los retratados, el estudio anatómico de las figuras y su expresividad remiten sin duda a un conocimiento exhaustivo por parte del artista de corrientes artísticas pasadas como el Renacimiento, etapa a la que manifestó veneración.

La noche del júbilo de Enitharmon. William Blake, 1795. Grabado en color acabado en tinta y acuarela sobre papel.


Sus visiones de la Biblia le sirvieron para dejar constancia de su espíritu crítico con la religiosidad. Entre las obras reunidas en este apartado, conviene atender a David sacado de las muchas aguas, en la que interpreta el Salmo 18 y donde crea una escena etérea y de escasa corporeidad que incide en contrastar la verticalidad con la horizontalidad de la postura otorgada a los personajes representados. Nada tiene que ver la claridad de esta acuarela con La sepultura y La crucifixión, dos temas fundamentales en la iconografía cristiana que el artista interpreta a su antojo.

Blake también probó suerte con la técnica de la pintura al temple, técnica en la que tuvo bien presente el legado de artistas como Miguel Ángel, a quien le debe corales composiciones anatómicas como La forma espiritual de Pitt guía a Behemoth, que remite al Juicio Final de la Capilla Sixtina.

Completan la exposición una treinta de obras firmadas por algunos de los artistas que fueron deudores del legado de Blake. George Richmond, Edward Brune Jones o George Frederich Watts son algunos de los pintores presentes.

Información sobre la exposición:

Lugar: CaixaForum Madrid

Fechas: del 4 de julio al 21 de octubre.

Horarios: abierto todos los días de 10:00 a 20:00 horas.

Entrada: gratuita
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es