13 de noviembre de 2019, 8:25:23
Opinion


LOS VOCALES DEL CGPJ TIENEN LA OBLIGACIÓN MORAL DE ACLARAR SUS VIAJES

Luis María ANSON


Se quieren ir de rositas. Casi todos los vocales del Consejo General del Poder Judicial han gastado en viajes más que Carlos Dívar. Pero dos vendettas confluyentes -la del exjuez Garzón, a través de su acólito Gómez Benítez, y la interna del Consejo con Margarita Robles a la cabeza- derribaron la limpia trayectoria del presidente. Hay conciencia clara, a pesar de las campañas del diario adicto, de que eso es así.
Ahora los vocales del CGPJ se han enzarzado en la elección de nuevo presidente olvidando su principal deber moral: aclarar todos y cada uno de sus viajes realizados en España y en el extranjero. Las cifras hechas públicas alarman. Una buena parte de los vocales han multiplicado por tres lo que gastó Carlos Dívar. Y lo tienen que aclarar. No puede ser que se eche tierra sobre asunto tan delicado.
El ministerio de Justicia tiene medios y Alberto Ruiz-Gallardón, agallas, para hacer frente al intento de enmascarar algo que alarma a la opinión pública. Cada palo debe aguantar su vela y a todos y a cada uno de los vocales del Consejo General del Poder Judicial se les debe exigir que rindan cuentas. Asombra cómo esconde la cabeza debajo del ala el cabecilla de la tórpida maniobra de denunciar ante los tribunales al presidente del CGPJ. El señor Gómez Benítez se saltó además a la torera dirigirse en primer lugar al propio Consejo. Que responda ahora él y los demás vocales de cómo y cuándo efectuaron gastos de viaje con cargo al erario público.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es