6 de diciembre de 2019, 3:14:39
Opinion


Rajoy: ¿ajustes o más crisis?



La intervención de Mariano Rajoy ayer en el Congreso respondió a la enorme expectación que había suscitado. El Presidente anunciaba un nuevo calendario de ajustes, que adquirirán carta de naturaleza este próximo viernes con su aprobación en el Consejo de Ministros. Son medidas duras, a la par de imprescindibles. Pero llegan con retraso. La subida del IVA, la rebaja en la prestación por desempleo o la eliminación de la deducción por adquisición de vivienda habitual contenida en el IRPF son iniciativas que bien podían haberse adoptado antes, al igual que la reducción de número de concejales o la rebaja de las aportaciones públicas a partidos políticos y sindicatos. Y otras muchas: reducción drástica del gasto televisivo, nacional y autonómico; privatizaciones de sectores deficitarios; control estricto del déficit autonómico; participación en el mantenimiento de las autovías; redimensionamiento del funcionariado y eliminación de duplicidades; reducción y rediseño del subsidio de desempleo. Y un largo etcétera.

En descargo del Gobierno, cabe el atenuante de la ingente cantidad de frentes abiertos que se encontró el señor Rajoy tras su llegada a la Moncloa, aunque no vale como eximente total. Si las medidas anunciadas ayer se hubiesen adoptado en su momento, la virtualidad práctica de su éxito y el obvio descontento que generan no iría acompañado del poso de desconfianza que da enfrentarse cada viernes a un nuevo trago amargo proporcionado por las “novedades” de cada Consejo de Ministros.

Con todo, es de alabar la decisión -por fin- de Mariano Rajoy a la hora de tomar cartas en el asunto de la reducción del déficit. Sería loable igualmente -y necesario también- que los partidos de oposición se comportaran con sentido de estado. Si se proyecta una imagen de unidad nacional en torno a las medidas anticrisis, se ganarán enteros en lo que se refiere a la imagen de España en el exterior. Y la confianza que ello pueda generar en los mercados es muy importante. No hay más margen de maniobra ni más remedio que seguir por la senda de los ajustes.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es