8 de agosto de 2020, 11:38:53
Opinión


BIEN POR JORGE FERNÁNDEZ

Luis María ANSON


“Si le pones la mano en una rodilla a una chica guapa y se deja -decía Pedro Sainz Rodríguez- la subida hacia zonas más interesantes se hace inevitable”. El problema no es que unos activistas comunistas hayan robado productos en un supermercado con fines teóricamente sociales. El problema es que han puesto la mano sobre la rodilla de la Administración y, claro, o se corta de raíz el latrocinio o, en otro caso, los delincuentes se le subirán al Gobierno hasta las mismas barbas de Mariano Rajoy.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha hecho bien al ordenar que se detenga a los autores de la fechoría y la Fiscalía debería actuar con máxima celeridad. Un sector del comunismo está dispuesto a desafiar al Estado de Derecho. Si se pasa por alto el asalto a un supermercado, la escalada se hará inevitable y retrocederíamos a los años treinta del siglo pasado. No se trata de la acción suelta de un demagogo que busca publicidad. Es algo más alarmante que todo eso. Las espadas están ya en alto. El asalto al supermercado es el disparo de salida para la larga carrera de manifestaciones y violencias que están preparadas para el otoño con el fin de desmontar a Mariano Rajoy del poder. Y no solo por su política de recortes y reformas, eso es el pretexto, sino porque todavía un sector de la izquierda no reconoce otra victoria democrática que la suya propia.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es