22 de septiembre de 2021, 14:07:48
Opinión


¿Por qué Assange se ha asilado en la Embajada de Ecuador?



Si hay algo que le gusta al exjuez Garzón es estar en el primer plano de la actualidad, ser el centro de todos los focos. Y, gracias a Assange y su embrollo, lo ha conseguido de nuevo.

El fundador de Wikileaks, el hacker más famoso del mundo, el hombre que se ha colado en el ordenador del Pentágono y ha propagado secretos de la seguridad estadounidense, se ha instalado en la Embajada de Ecuador en Londres y ahí está tan pancho a la espera de que se resuelva su caso y poder salir de nuevo.

Assange, que ha demostrado que es más listo que el hambre, ha elegido a Garzón como abogado, porque sabe que el exjuez está muy bien relacionado con los países de la órbita de Chávez, los que tienen como única bandera el antiimperialismo USA, los que rechazan e insultan a los países occidentales que no están de acuerdo con sus pseudodemocracias, con su populismo trasnochado, con sus ataques a las libertades.

Y, por eso, Garzón asesoró a Assange para que se colara en la Embajada de Ecuador, país que está ufano de haber plantado cara a los mismísimos Estados Unidos, de chotearse de los británicos y de convertirse, como Garzón, en el centro de todas las miradas.

Correa y su equipo andan por las nubes, satisfechos de su machada, encantados de acoger al hombre más odiado por los “imperialistas”. Lo que parece incierto es el final de esta historia. Porque, en realidad, Assange está acusado de un acoso sexual, cuyas pruebas parecen endebles. Pero a nadie se le escapa que si Estados Unidos le pilla le encerrará un buen montón de años en una mazmorra. Y Garzón, mientras, a forrarse y a presumir. Como siempre.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es