30 de noviembre de 2020, 17:55:00
Mundo

sustituye a Kofi Annan


Brahimi, “el último recurso para mediar en el conflicto sirio”


Tras la renuncia de Kofi Annan como representante de la ONU para tratar de mediar en la guerra civil en Siria, el Secretario general de Naciones Unidas junto con la Liga Árabe han designado al diplomático argelino Lajdar Brahimi para tratar de detener la hecatombe en el país medio oriental. El argelino es visto como “el último recurso para mediar en el conflicto sirio”.


La designación de LajdarBrahimi por Ban Ki Moon ha contado con el beneplácito de Washington y ha sido bien acogida por Moscú y Pekín. El Kremlin “espera que el diplomático argelino establezca contactos con todas las partes sirias y las anime lo más rápido posible a cesar la violencia y entablar un diálogo político”. Una posición similar a la planteada por China, que al igual que Rusia se oponen a cualquier intervención armada internacional en el conflicto. La Secretaria de Estado Hillary Clinton también ha respaldado a LajdarBrahimi siempre que persiga “una paz duradera que respete las aspiraciones del pueblo sirio a dotarse de un gobierno representativo”.

En Europa en cambio, las cancillerías diplomáticas son menos efusivas sobre el posible éxito mediador del argelino, a excepción del Foreign Office. Francia, cuyos intereses históricos en la región sirio-libanesa han sido frustrados por la descolonización y la independencia de estos países, mantiene un mutismo inexplicable. Al igual que en la crisis en Libia, París parece más inclinado a una intervención por la fuerza para desalojar del poder al régimen de Bachar el Assad y remplazarlo por el Consejo Nacional Sirio inspirado y apoyado financiera y militarmente por las monarquías del Golfo.

La suspensión de Siria de la Organización de la Conferencia Islámica reunida el jueves pasado en sesión extraordinaria en la Meca, es un tanto a favor del plan saudí de islamización de la región árabe bajo dominio sunita, pero no aún definitivo. El único país en oponerse a la suspensión fue Irán; Argelia planteó reservas, dejando la puerta abierta a una mediación de último momento.

En efecto el nombramiento del diplomático argelino por la Liga Árabe y la ONU puede ser la ultima posibilidad de resolver políticamente la crisis siria. LajdarBrahimi ha desarrollado en el pasado un papel negociador en Afganistán, antes y después del régimen talibán, en Irak en el momento de la intervención militar norteamericana que derrocó a Saddam Hussein y también en Sudáfrica cuando este país salió del régimen del apartheid.
Según los observadores diplomáticos en la región, Francia ha visto con desconfianza el nombramiento del diplomático argelino. El titular de Exteriores galo, Laurent Fabius declaraba justo después en su visita en Turquía que el régimen de Assad “debe ser abatido rápidamente”.

La posible solución política de la crisis parece depender de la evolución de la crisis política en el seno del régimen de Damasco. El anuncio por varias televisiones árabes de la defección del vicepresidente sirio Faruk al Sharaa, ha sido desmentida por el régimen de Bachar el Assad. Este último ha aparecido en la mezquita Al Hamad de la capital para celebrar la fiesta musulmana de l’Aid el Fitr que conmemora el fin del mes de ayuno de Ramadán. En el sermón celebrado en el recinto religioso trasmitido en directo por la televisión, el imam Mohamed JeirGantus afirmó que Siria triunfará frente “al complot americano-occidental apoyado por los wahabitas (Arabia Saudita) y los takfiristas (extremistas religiosos sunitas)”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es