14 de diciembre de 2019, 23:09:54
Opinion


Bolinaga ¿Un etarra enfermo?



El informe forense de la Audiencia Nacional sobre la situación del etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga no deja lugar a dudas: el terrorista puede seguir su tratamiento en prisión sin mayores problemas. Algo, por lo demás, habitual en reclusos con su misma patología, con los cuales no se tienen tantas contemplaciones. Dicha postura coincide tanto con la del Ministerio Fiscal como con la de las víctimas del terrorismo, quienes se sienten -no sin cierta razón- “traicionadas” por Interior.

Su titular, Jorge Fernández Díaz, ha llevado este asunto mal desde un primer momento. Para empezar, no es cierto que se hubiese incurrido en prevaricación de no conceder el tercer grado a Bolinaga. En este tipo de decisiones intervienen diversos factores por lo que, si hay voluntad, alguien con el historial del terrorista en cuestión puede seguir entre rejas con la ley en la mano. Otra cosa, es que intereses más bien oscuros impliquen poner en la calle a un tipo que ha secuestrado y asesinado.

Además, está el hecho de la gravedad más o menos atenuada de Bolinaga, quien, al parecer, padece un cáncer grave, como todos, pero no terminal: el dictamen forense pone de manifiesto que al Gobierno le han metido un gol con todo este asunto -o se lo ha dejado meter, lo cual es aún peor-. Si se tratase de un reo común, nada de esto estaría pasando. ¡Ya está bien de que los terroristas de ETA, por el mero hecho de serlo, disfruten de prebendas especiales!
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es