26 de enero de 2020, 16:54:53
Economía

apoyo a romney


Los republicanos llaman a la regeneración económica en Tampa



El congresista Paul Ryan aceptó hoy la nominación republicana como candidato a la Vicepresidencia de Estados Unidos y aseguró que Mitt Romney y él disponen de un plan para dar un "giro" radical a la economía del país.

"Acepto el llamado de mi generación para dar a nuestros hijos los EE.UU. que heredamos, con oportunidad para los jóvenes y seguridad para los ancianos, y sé que estamos listos", comenzó diciendo Ryan, quien logró suscitar el entusiasmo de los delegados -algunos hasta las lágrimas- ante la Convención Nacional Republicana en Tampa (Florida).

En su discurso, Ryan criticó la "falta de liderazgo" del presidente Barack Obama, quien aspira a la reelección, y prometió que él y Romney están listos para gobernar y resolverán "los problemas económicos de esta nación".

Ante los millares de delegados que participan en la convención conservadora, el joven congresista por Wisconsin, curtido en las batallas presupuestarias, aseguró que el tándem Romney-Ryan fortalecerá a la clase media, si gana las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

"Tenemos un plan para una clase media más fuerte, con la meta de generar 12 millones de nuevos empleos en los próximos cuatro años", subrayó Ryan, quien criticó el crecimiento disparado de la deuda durante el mandato de Obama.

Después de cuatro años de "dar vueltas", en alusión a las "promesas rotas" y "fracasos económicos" de Obama, EE.UU. necesita "un giro" y el hombre para esa tarea "es el (ex)gobernador Romney", dijo Ryan entre aplausos.

El candidato dirigió afilados dardos contra los demócratas, que fueron jaleados con entusiasmo en el estadio.

"Se les han acabado las ideas, su momento vino y se fue. El miedo y la división es todo lo que les queda", afirmó Ryan, quien dedicó la mayor parte de su discurso a atacar a la actual Administración.

Según Ryan, Obama "desperdicia" dinero en anuncios negativos, mientras que Romney "no se deja arrastrar por tácticas rastreras" porque es un hombre de "carácter y llana decencia".

Obama heredó una crisis económica y a la gente le agradó su mensaje de "cambio" en 2008 -el estado natal de Ryan, Wisconsin, votó por él- pero "la recuperación que prometió no aparece por ningún lado", aseveró.

En ese sentido, criticó su plan de estímulo económico de 2009, la reforma sanitaria de 2010 y los recortes por más de 700.000 millones de dólares al programa de asistencia sanitaria para ancianos y jubilados (Medicare).

Pero Ryan no mencionó que su propio plan presupuestario, de ser aprobado en el Congreso, recortaría un monto similar al popular programa.

Por ello, la campaña de Obama insiste en que el binomio Romney-Ryan minimiza el "sufrimiento" que causarían los recortes fiscales y la reforma de la red de seguridad social del plan de Ryan, y que los recortes tributarios agravarían la crisis fiscal.

Ryan reiteró la promesa republicana de revocar la reforma sanitaria, bautizada despectivamente por los republicanos como "Obamacare", por considerar que ésta impone obligaciones, impuestos, cuotas y multas "que no tienen cabida en un país libre".

La presidencia de Obama no logró corregir la crisis de vivienda, provocó la degradación de la deuda de EE.UU., y "ahora lo que queda es una presidencia a la deriva, sobreviviendo con consignas que ya parecen trilladas", dijo Ryan, a manera de resumen.

"No tenemos mucho tiempo. Pero si somos serios e inteligentes, y lideramos, podemos hacerlo", subrayó.

Ryan es considerado un ortodoxo del rigor fiscal y del control del gasto, y representa la apuesta de Romney para contentar a los sectores más conservadores del partido y, en particular, al rebelde movimiento del "Tea Party".

Entre ambos componentes del binomio republicano no sólo hay una patente diferencia de edad -Romney tiene 65 años y Ryan 42-, sino más de una divergencia ideológica, que hoy quedaron silenciadas.

La encuesta más reciente del diario Washington Post y la cadena televisiva ABC sugiere que aunque la selección de Ryan no ha alterado la dinámica de la contienda, éste ha logrado entusiasmar a la base conservadora.

La intervención de Ryan estuvo precedida por oradores de gran peso, entre ellos la exsecretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el senador republicano y excandidato presidencial, John McCain, que completaron el mensaje de regeneración económica de los republicanos, con alusiones a la necesidad de recuperar también el liderazgo en la arena internacional.

Condoleezza Rice: EE.UU. "no puede liderar desde atrás"
La exsecretaria de Estado de EE.UU. Condoleezza Rice afirmó, por su parte, que su país "no puede liderar (en el mundo) desde atrás" y que sólo una victoria del candidato presidencial republicano, Mitt Romney, ayudaría a restablecer el liderazgo de Estados Unidos.

"Si no lideramos nosotros, nadie lo hará y habrá caos, o quienes lo hagan no tendrán nuestros valores", dijo Rice, quien fue recibida con ovaciones e interrumpida por aplausos en varias ocasiones.

En su discurso ante la Convención Nacional Republicana en Tampa (Florida), Rice hizo un repaso de los retos que afronta Estados Unidos, en áreas relacionadas con la seguridad nacional, la prosperidad económica y la política exterior.

Ante los retos que afronta Estados Unidos dentro y en materia internacional, "no podemos liderar desde atrás", insistió Rice.

La exsecretaria de Estado se refería a la política del presidente Barack Obama -a quien no nombró- en crisis como la de Libia, donde EE.UU. dejó a otros países el protagonismo en la guerra contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Rice se hizo eco de la misma advertencia que horas antes hiciera el senador republicano de Arizona John McCain.

"La paz verdaderamente viene a través de la fuerza", manifestó Rice, quien enumeró retos como la incertidumbre tras la "promesa de la Primavera Arabe"; la inseguridad en Irak; las dictaduras en Irán y Siria; y China y Rusia "que impiden una respuesta".

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. ha apoyado "la libertad de los pueblos y el libre mercado" y, a su juicio, la pregunta que se hace el mundo es "¿Dónde se sitúa EE.UU?"

"No siempre ha sido fácil, aunque sí ha sido gratificante, hablar por los que de otra manera no tendrían voz: el disidente religioso en China, el activista por la democracia en Venezuela o el prisionero político en Irán", dijo Rice, al citar ejemplos.

Pero Estados Unidos, continuó, ha demostrado "su alma" mediante la asistencia a otras nacientes democracias y a "los más desesperanzados del mundo", como el huérfano en Uganda, el que huye de Zimbabue o la víctima del tráfico sexual en el sureste de Asia.

"No podemos renunciar a liderar, y uno no puede liderar desde atrás. Mitt Romney y Paul Ryan entienden esta realidad: que nuestro liderazgo en el exterior y nuestro bienestar en casa están vinculados de forma inextricable. Ellos saben lo que se necesita hacer", manifestó.

La campaña de reelección del presidente Barack Obama emitió un comunicado en el que señaló que ni Rice ni McCain pudieron precisar con detalle la visión de política exterior de Romney.

"Pero eso no sorprende, porque Romney en realidad no ha delineado un plan para las relaciones de EE.UU. ni en una sola región del mundo, ni ha presentado una agenda de política exterior coherente", dijo la campaña de Obama.

El viaje reciente de Romney a Inglaterra, Polonia e Israel "demostró que no está del todo preparado para representar a EE.UU. en la arena internacional", agregó.

En su discurso, Rice también defendió la necesidad de que EE.UU. continúe negociando tratados de libre comercio con el mundo, al recordar que los últimos tres puestos en marcha -con Colombia, Corea del Sur y Panamá- fueron negociados durante la presidencia del republicano George W. Bush.

A manera de comparación, China ha pactado 15 acuerdos comerciales y negocia hasta 18 adicionales, señaló la exjefa de la diplomacia estadounidense.

En el área de inmigración, Rice regresó a la idea del "conservadurismo compasivo" que en su día defendió Bush, al señalar que el país necesita admitir a inmigrantes legales y leyes que protejan las fronteras.

Por otra parte, Rice también abogó por la ampliación de las oportunidades educativas, y consideró que se trata "del asunto de derechos civiles de nuestros días".

Rice, la segunda mujer en ocupar el cargo de secretaria de Estado y la primera afroamericana, salpicó su discurso con anotaciones biográficas, al recordar que creció en Birmingham (Alabama), en el profundo sur del país, durante la era de la segregación racial.

Sus padres, enfatizó Rice, le hicieron creer que pese a la segregación que la rodeaba "en la ciudad grande más segregada" del país, "ella podía ser presidenta de EE.UU., y se convirtió en secretaria de Estado".

Aunque desde que regresó al mundo académico Rice siempre ha negado tener aspiraciones políticas, esas declaraciones han reanimado rumores sobre sus verdaderas ambiciones a largo plazo.

McCain: Romney representa la esperanza para EEUU y el mundo
El senador republicano de Arizona y excandidato presidencial, John McCain, afirmó hoy que Mitt Romney representa: "nuestras mejores esperanzas para nuestro país y para el mundo".

Estados Unidos "no puede darse el lujo" de un segundo mandato con el presidente Barack Obama, dijo McCain, y pidió el apoyo hacia Mitt Romney para resguardar la "excepción americana en el mundo".

La elección de Romney "representa nuestras mejores esperanzas para nuestro país y para el mundo", afirmó McCain en su discurso ante la convención nacional republicana en Tampa (Florida), en la que Mitt Romney aceptará la candidatura presidencial por su partido.

"Afrontamos una opción con consecuencias, y no nos equivoquemos, es una opción. Podemos escoger un derrotero de declive, hacia un futuro que es más sombrío y más peligroso que nuestro pasado, o podemos escoger reformar nuestro fallido Gobierno, revitalizar nuestra débil economía y renovar los cimientos de nuestro poder y liderazgo en el mundo", dijo.

McCain, que perdió las presidenciales en 2008 frente a Obama, centró su discurso en asuntos de defensa y política exterior, destacando el liderazgo de Estados Unidos en pos de la democracia y en el combate contra las enfermedades y la pobreza.

"Hemos liderado desde la vanguardia, jamás desde la retaguardia. Esto es lo que hace a EE.UU. una nación excepcional: no se trata solo de quiénes somos, es el récord de lo que hemos hecho", señaló McCain, un veterano condecorado y exprisionero de la guerra de Vietnam.

McCain atacó el liderazgo de Obama en asuntos de defensa y advirtió que EE.UU. afronta una serie de "amenazas que son más complejas, más numerosas y tan mortales como las que pueda recordar en toda mi vida" y, durante el mandato de Obama, los retos se han vuelto "más difíciles de resolver".

"No podemos darnos el lujo de seguir más por ese rumbo, no podemos permitir que nuestros amigos y aliados, desde Latinoamérica hasta Asia, Europa, Oriente Medio y especialmente Israel, una nación cuya existencia está bajo amenaza, duden del liderazgo de EE.UU.", argumentó McCain, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado.

McCain consideró que EE.UU. "no puede darse el lujo" de dar a Rusia y China el poder de veto sobre "cómo defender nuestros. intereses y el avance de nuestros valores en el mundo".

También criticó la estrategia militar de EE.UU. por la retirada de las tropas estadounidenses en Afganistán antes de que ese país haya logrado la paz.

"El presidente ha desalentado a nuestros amigos y envalentonado a nuestros enemigos, y es la razón por la cual nuestros comandantes no recomendaron esa decisión (de la retirada), y han dicho que eso pone en riesgo nuestra misión" en ese país, continuó.

El senador de Arizona criticó además el inminente recorte de 500.000 millones de dólares en gastos de defensa, previstos para enero próximo si el Congreso no logra un acuerdo sobre la reducción del déficit federal.

Para McCain, Obama no está demostrando liderazgo para impedir este "golpe devastador a nuestro Ejército".

Agregó que EE.UU. no puede "darse el lujo de abandonar la causa de la libertad" porque, a su juicio, el "líder del mundo libre tiene que apoyar" a los pueblos que añoran "la liberación de sus carceleros, torturadores y tiranos".

En ese sentido, dijo que Obama perdió una "oportunidad histórica" de dar su apoyo pleno a la revolución iraní para eliminar una "dictadura brutal que aterroriza a Oriente Medio y amenaza al mundo".

Citó también el ejemplo de la represión del régimen del presidente sirio, Bachar al-Asad, a quien atribuyó la muerte de más de 20.000 personas, mientras "los extremistas están ganando terreno".

Según McCain, el mandatario estadounidense "no está siendo leal con nuestros valores" y EE.UU. debe restaurar su liderazgo mundial contra tiranías porque eso pide el mundo.

"La demanda por nuestro liderazgo en el mundo nunca ha sido mayor. La gente no quiere menos de EE.UU., quiere más", subrayó McCain, cuyo discurso fue seguido por un vídeo que ensalzaba el apoyo de Romney al Estado israelí.

McCain, otrora rival de Romney en las primarias de 2008, reiteró en al menos cinco ocasiones su confianza en el liderazgo de éste y su capacidad de "afirmar el carácter excepcional y responsabilidades de nuestra nación".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es