24 de enero de 2020, 3:58:50
Opinion


La libertad de Bolinaga



Josu Uribetxeberría Bolinaga es libre, por decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria. Ello ha sido posible gracias a un cuestionable informe elaborado por médicos vascos, así como al indudable interés del Ministerio del Interior a la hora de excarcelar al asesino de tres guardias civiles y secuestrador de Ortega Lara. El entorno de ETA, el nacionalismo vasco en su conjunto y parte de la izquierda política y judicial celebran una decisión que, ante todo, humilla a las víctimas del terrorismo y repele a la decencia.

Se da la circunstancia de que el propio Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria denegó en 2004 la libertad y el tercer grado a un terrorista con una enfermedad grave e incurable con unos argumentos tan sólidos como incomprensiblemente ignorados en este caso. A tenor de aquel auto, “de la interpretación del Código Penal (…) y del Reglamento Penitenciario (…) se extrae que en los supuestos de enfermedad grave con padecimientos incurables, el interno que opta a la libertad condicional debe reunir todos los requisitos exigidos en el Código Penal salvo el temporal. En el expediente no consta el cumplimiento de los requisitos que la Ley exige a los condenados por delitos de terrorismo, en concreto la desvinculación de la banda terrorista, la petición expresa de perdón a las víctimas de sus delitos y la satisfacción de las responsabilidades civiles”.

En base a ello, resultan aún más indignantes -si cabe- las declaraciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, manifestando hace no mucho que no acceder a las pretensiones de Bolinaga “sería prevaricar”. Hay, sin embargo, herramientas suficientes en nuestro ordenamiento jurídico como para que asesinos del pelaje de Bolinaga cumplan su deuda con la justicia. Desgraciadamente, hay también subterfugios y voluntades que llevan a la actual situación, por lo demás ignominiosa. Y discriminatoria, toda vez que hay más de un recluso en la misma situación -o peor- que Bolinaga sin disfrutar de los privilegios que otorga ser miembro de ETA.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es