18 de noviembre de 2019, 17:39:32
Nacional

la capilla ardiente, abierta hasta las 21.00 horas


Último adiós a Santiago Carrillo en la sede madrileña de CCOO



La capilla ardiente con los restos mortales de Santiago Carrillo, fallecido ayer a los 97 años, ha abierto sus puertas a las once de la mañana en el auditorio Marcelino Camacho de la sede de CCOO en Madrid, donde ya hay decenas de personas que esperan para darle su último adiós.

La capilla ardiente del ex secretario general del PCE, que en principio estaba previsto que se instalara a las diez de la mañana, permanecerá abierta ininterrumpidamente hasta las 21.00 horas.

Se trata del mismo auditorio en el que en octubre de 2010 se despidió también al histórico ex secretario general de CCOO Marcelino Camacho.

Decenas de personas aguardaban a las puertas de este auditorio para despedir al histórico dirigente del PCE, entre los que destacan viejos amigos y conocidos de Carrillo.

Uno de ellos, Ángel Jiménez Camacho, quien visiblemente emocionado ha recordado a los periodistas algunos de los momentos vividos con Carrillo en Barcelona y al que ha definido como "un hombre digno, honesto y tolerante según las circunstancias".

"Los comunistas somos así, disciplinados", ha señalado.

Javier Méndez de Vigo Hernández, que fue candidato a la Alcaldía de Castellón por el Partido Comunista en el año 1983, ha resaltado la "ironía y socarronería" de Carrillo.

También su "cercanía hacia la gente y el respeto hacia el que pensaba distinto", algo en lo que han coincidido las decenas de personas que guardaban fila. "Un hombre y un político honrado", han afirmado.

Los restos mortales del histórico dirigente comunista serán incinerados mañana, jueves, en el cementerio de La Almudena, según ha informado su familia, que tiene la intención de llevar luego sus cenizas a la costa asturiana de Gijón para esparcirlas en el mar, como era su deseo.

Santiago Carrillo, secretario general del PCE de 1960 a 1982 y uno de los artífices de la Transición española, murió ayer en su casa de Madrid a los 97 años mientras dormía la siesta, después de que en la última semana empeorara su estado de salud y de que en los últimos meses tuviera que ser hospitalizado en diversas ocasiones.

Amigos y personalidades políticas acudieron ayer al domicilio familiar a expresar sus condolencias a la familia, así como los reyes don Juan Carlos y doña Sofía, que le definieron como "una persona fundamental en la Transición".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es