5 de diciembre de 2019, 21:35:29
América

Operación "Rápido y furioso"


Imputan a 14 funcionarios de EEUU por la pérdida de 2.000 armas en México


Catorce funcionarios de Estados Unidos están siendo imputados por la desaparición de 2.000 armas en la frontera con México, entre 2009 y 2010, en lo que se conoció como la operación "Rápido y Furioso". Entre los acusados se encuentra el jefe de la División sobre el Crimen del Departamento de Justicia, Lanny Breuer.


Una investigación interna del Departamento de Justicia de Estados Unidos ha señalado a 14 funcionarios, entre ellos el jefe de la División sobre el Crimen del Departamento de Justicia, Lanny Breuer, como posibles responsables de la pérdida de 2.000 armas en la frontera con México durante una operación fallida.

En el marco de la operación 'Fast and Furious' (Rápido y Furioso), las autoridades norteamericanas entregaron gran cantidad de armamento a los cárteles mexicanos entre 2009 y 2010. Lo hicieron sin el conocimiento del Gobierno de Felipe Calderón y con el objetivo de hacer un seguimiento y descubrir los entresijos del crimen organizado.

Sin embargo, terminaron perdiendo el rastro de las armas hasta el punto de que varias de ellas aparecieron en escenas de crímenes a ambos lados de la frontera.

Diecinueve meses de operaciones se han plasmado en un informe de 471 páginas que sugiere posibles acciones disciplinarias contra 14 funcionarios. Breuer está acusado de no alertar a sus superiores en 2010 de los errores detectados en otro operativo similar desarrollado durante la presidencia de George W. Bush.

Uno de los asesores de Breuer, Jason Weinstein, citado también en este informe, ha dimitido de su puesto, según ha confirmado este miércoles una portavoz del Departamento de Justicia. Weinstein cometió un error al no cuestionar las tácticas utilizadas por los oficiales implicados.

Otra de las personas señaladas, Kenneth Melson, director en funciones hasta 2011 de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos de Estados Unidos, también abandonará próximamente el Departamento de Justicia, según la portavoz.

La investigación interna, sin embargo, exime de cualquier responsabilidad al fiscal general, Eric Holder, responsable último del Departamento. "No hay pruebas" de que Holder conociese los detalles de la operación antes de que saliese a la luz en febrero de 2011.

Los errores de 'Rápido y Furioso' quedaron de manifiesto en diciembre de 2010, tras un tiroteo en el que perdió la vida el agente fronterizo Brian Terry. Dos pistolas introducidas en las redes del narcotráfico por oficiales estadounidenses aparecieron en el lugar donde se produjo el crimen, una zona rural de Arizona.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es