18 de octubre de 2019, 3:13:00
Mundo

medalla de oro del Congreso estadounidense


Obama recibe en La Casa Blanca a la líder de la oposición Birmana, Suu Kyi



El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió en la Casa Blanca a la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi, comparada con figuras como Nelson Mandela y Mahatma Gandhi al recoger hoy la medalla de oro del Congreso estadounidense por su lucha de años para guiar a su país hacia la democracia.

El encuentro con Obama fue privado, en el Despacho Oval y solo abierto a los fotógrafos por unos minutos, el primero entre ambos y esperado "con mucho interés" por el mandatario, según el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Obama ve a Suu Kyi, premio Nobel de la Paz y que pasó más de 15 años en arresto domiciliario por sus actividades políticas durante el régimen de la junta militar que gobernó Birmania de 1962 a 2011, como "alguien que ha sido un faro extraordinario" para las reformas democráticas en su país, indicó Carney hoy en una rueda de prensa.

"Muchas cosas están sucediendo en Birmania" y el Gobierno estadounidense continúa trabajando con su presidente, el exgeneral Thein Sein, para apoyar las reformas "que les urgimos a adoptar y que están llevando a cabo", destacó el portavoz.

La Casa Blanca quiso dar un bajo perfil a la reunión de hoy entre Obama y Suu Kyi para no eclipsar la visita de Sein a EE.UU., que asistirá la próxima semana a la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Allí Sein se reunirá con funcionarios estadounidenses y posiblemente con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a quien pedirá suavizar las sanciones contra su país y acabar en concreto con un veto a las importaciones de productos birmanos, una medida que ya estudia la Casa Blanca.

Medios como Los Angeles Times y Foreign Affairs habían publicado que la visita de Suu Kyi a Washington podía incluir pasar una noche en la Casa Blanca a invitación de la primera dama, Michelle Obama, y una cena con la asistencia de los exmandatarios George W. Bush y Bill Clinton, algo que hasta ahora no se ha producido.

Antes de su reunión con Obama la líder de la Liga Nacional de la Democracia (LND), partido con el que ocupó un escaño en el parlamento birmano en julio, recibió la medalla de oro del Congreso de EE.UU. en una ceremonia en la que Hillary Clinton comparó su historia con la del expresidente sudafricano Nelson Mandela.

"Éste es uno de los días más emocionantes de mi vida", dijo Suu Kyi tras recibir la medalla, el máximo honor civil que entrega el Congreso estadounidense, de manos del presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner.

Clinton, por su parte, aseguró que cuando se encontró el pasado diciembre con la premio Nobel de la Paz en su residencia en Rangún se acordó de otra visita que hizo hace años a Mandela, con el que ella comparte "una elegancia inusual, una generosidad de espíritu y una voluntad inquebrantable".

También consideró "casi demasiado maravilloso como para ser verdad" que Suu Kyi estuviera hoy en el Capitolio, "la pieza central" de la democracia estadounidense, "como un miembro electo de su propio parlamento".

La secretaria de Estado se mostró "muy impresionada" de que, tras su arresto domiciliario, Suu Kyi se resistiera a permanecer como un icono.

"El hecho de que se decidiera a seguir con la política, con algo tan difícil como buscar acuerdos con gente con la que no estás de acuerdo -en su caso, gente que fueron sus carceleros- es un enorme testamento a su valentía, su fortaleza y su entendimiento de lo que Birmania necesita hoy", dijo Clinton.

Mientras, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, explicó que en agosto de 1988, cuando Suu Kyi iba a dar su primer discurso en público tras fundar la LND, se negó a llevar un chaleco antibalas. "'¿Por qué?', preguntó ella. 'Si tuviera miedo de que me mataran, nunca hablaría en contra del Gobierno'", recordó el legislador.

"Suu Kyi escogió el camino más difícil, el camino de ("Mahatma") Gandhi y de Martin Luther King, el camino de la resistencia pacífica y la esperanza", anotó McConnell.

Este martes, tras reunirse con Clinton, Suu Kyi pidió a EE.UU. que suavice las sanciones a su país, el mismo objetivo que persigue el nuevo Gobierno birmano.

Precisamente hoy el Departamento de Tesoro eliminó de su lista de personas a quienes se les prohíbe hacer negocios o tener propiedades en Estados Unidos al presidente Sein.

Tras entregar galardones a otros cinco activistas birmanos en el centro de estudios National Endowment for Democracy el jueves, Suu Kyi viajará a Nueva York para recibir otro premio, el "Global Citizenship", dentro de su gira de 17 días por Estados Unidos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es